Últimos temas
» •• Presidentes de las Fraternidades
12th Marzo 2015, 5:06 pm por rascony

» HabíaUnaVez´[Élite]
5th Febrero 2015, 8:40 am por Invitado

» COVEN U.K. Normal {Cambio de dirección}
4th Febrero 2015, 2:23 pm por Invitado

» Under the Palmtrees (élite - cambio de botón)
24th Enero 2015, 7:50 pm por Invitado

» Cerberus Project [ Gay / Slash / Yaoi Amo x Esclavo ]-Normal-Confirmación
18th Enero 2015, 10:41 pm por Invitado

» Time of Shadows { Af. Elite }
18th Enero 2015, 1:16 pm por Invitado

» Cambridge Universidad (Afiliación élite aceptada)
12th Enero 2015, 1:52 pm por Invitado

» Rumour Has It - Confirmación Afiliación Normal Y Cambio de Botón
11th Enero 2015, 6:34 pm por Invitado

» •• Registro de Matricula
11th Enero 2015, 1:35 pm por A. Gabrielle Sorensen

Hermanos
Directorios
Elite [43/45]
Wilson Academy Ever After Kingdom
The New York City MAGNIFIQUE PARÍS Fruit of the poisonous tree
Under the Palmtrees
Créditos
•• Todas los gráficos del skin realizados en este foro pertenecen a #Snowy, los demás a sus respectivos creadores; nadie puede apropiarse de estos gráficos sin consentimiento previo, así como manipularlos.
•• Tanto skin, templates y otros códigos que puedan encontrarse en el foro, son de exclusividad para el mismo, cualquier similitud será tomada como plagio y denunciada como tal.
•• Los emoticones fueron creados por COOKIEMAGIK y ABFC de deviantart.
•• Agradecemos a Deviantart y SavageThemes por los recursos ofrecidos.
•• La historia e información que aparece en el foro fue creada por la administración, por lo tanto no se puede tomar sin permiso previo de la misma.



I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 5th Diciembre 2014, 3:29 pm

Había llegado a Londres hacía menos de dos semanas, se había alojado en un hotel mientras buscaba un departamento donde quedarse de manera mas estable, y finalmente, al conseguirlo se había dispuesto a pintarlo con los colores que tenía ganas. Había ciertas cosas que agradecía de que su padre se hubiera mudado con él, una de ellas era que se había encargado de todo, y eso había implicado que el joven tuviera mas ahorros en su cuenta, lo que, ahora, le venía como anillo al dedo, por mas de saber que dichos ahorros no durarían el resto de su vida. Pero una vez que tuvo un lugar fue pasando dejando su curriculum en varios lugares. No paso por lugares donde pidieran contadores, no quería eso, estaba cansado de la vida de cuentas deudas y demás cosas, paso por cocinas que buscaran gente, busco un lugar que tuviera apariencia de durar lo suficiente para que, alguien como él, puedo subir de puesto. Al final encontró uno, donde consiguió un trabajo medio día, no le pagaban demasiado, pero era suficiente para la vida que pensaba llevar por el momento. Además de que el horario le permitía trabajar en otras cosas, como en su departamento.

Pintaba de un rojo sangre una de las paredes del departamento, escuchando un CD que su hermana le había grabado, cuando su teléfono sonó. Se trataba de Abby, y por primera vez desde que ella le escribía ignoro el mensaje recibido. No le había avisado de que estaban en la misma ciudad, de que había ido a Londres, y de que tenía esperanzas de que hubiera un ellos, y eso no lo haría hasta saber que era seguro que ella no se iría como la última vez. Continúo pintando la pared, irrumpido un par de veces por Oliver y sus regalos, que tiro a la basura si bien llegaron. De algo podía asegurarse, ese gato acabaría por cazar todas las ratas y palomas que estuvieran a la redonda, con la fortuna de que, como ahora se encontraba en el piso catorce, las restricciones del animal eran mayores que en una casa con patio, aún que ya extrañaba ese último. Cuando acabo de pintar la pared ya había caído la noche, y su estomago gruño exigiendo comida. Miro la hora en su celular y maldijo a darse cuenta de que ahora las redes sociales indicaban cuando se había leído un mensaje. Busco conversaciones anteriores hasta que encontró el mensaje de Abby donde esta comentaba su horario. Lenny calculo el tiempo mentalmente hasta la universidad, y noto que tenía tiempo. "Estaba ocupado, siento no haber respondido, ¿Te puedo invitar un café para remediar mi falta de disposición?" Tipeo con rapidez antes de irse a poner ropa mas presentable y no pintada, y al salir paso por un café donde compro dos chocolates calientes. Minutos mas tarde paso por las puertas de la universidad, y se sentó en el borde de una fuente ya apagada a esperar a que Abby saliera de su clase, ya era hora de que supiera que él estaba ahí, además de que moría de ganas de volver a verla.
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Abyssa L. Krzysztöf el 5th Diciembre 2014, 8:02 pm

Aquel día la mayor de los Krzysztöf estaba algo decaída, sin un motivo necesario. Se había levantado en la mañana y había tomado un buen desayuno con su hermano y su mejor amiga, habían bromeado y la morena sonreía pero no era algo sincero. Estaba demasiado pensativa, solitario, en sus propias nubes. Aquel día estaría cerca de catorce horas en la universidad, tendría que comer allí incluso y eso le desagradaba aún más. Las horas pasaban lentas ante su mesa llena de exámenes y papeles y no paraba de mirar al más allá, fijando su mirada en un punto inexacto. Su mente volaba por otros momentos de su vida, personas.. y en su mente apareció el rostro de Lennart. Abyssa se mordió ligeramente el labio, pensando en la vez que lo rechazó y como se fue. Le gustó cuando continuaron sus conversaciones normales, de amistad, aunque sabía que en el fondo, sus sentimientos crecían. Y eso la asustaba demasiado. Al menos tenía la seguridad de que él estaría en Noruega.

Sin casi darse cuenta, la morena había cogido su móvil y había abierto la ventana del chat que tenía con Lennart. ¿Qué haces? Estoy cansada de corregir exámenes, hoy no salgo hasta cerca de las nueve y media. le escribió y envió. Siempre que hablaban y ella estaba ocupada no se fijaba demasiado en cuanto tiempo tardaba en contestar, aunque por lo general su móvil vibraba en cuestión de segundos o minutos. Pero en esos momentos estaba aburrida y esperó a que los ticks del chat se volvieran azules y al hacerlo, esperó respuesta. Una respuesta que no llegó. Lennart no le contestaba y eso era extraño. Se sintió algo vacía, ya que siempre solía tenerlo a su disposición. Pero después de unos diez minutos, dejó el móvil de lado y se colocó los cascos con música y se introdujo en los exámenes. Para cuando su amigo le contestó al mensaje habían pasado ya unas horas y se encontraba recogiendo sus trastos del despacho que tenía reservado con su profesor encargado del departamento y el mensaje de Lennart le hizo sonreír, asi en una risa. Claro, ¿han inventado ya los cafés virtuales?

Lennart no le contestó de nuevo, pero Abyssa se armó con su chaqueta de cuero y una bufanda enredada en su cuello y se dispuso a salir de la universidad. Iba en su mundo, murmurando las letras de las canciones que sonaban en su móvil e incluso antes de llegar a la fuente que se situaba a la salida de la facultad, lo vio. Era una figura que le resultaba familiar, había observado su cuerpo muchas veces antes, sin que él se diera cuenta y sin querer pensar en que lo miraba. Su mente se cerró un momento y sus tacones se pararon cuando ya estaba cerca de él. Cuando por fin vio su perfil, su recortada barba y su cabello corto. Las mejillas frías se calentaron con el sonrojo que le llegó. Abyssa se quitó los cascos y dio unos pasos más, que llamaron la atención del hombre. — ¿Lennart? ¿Qué.. qué haces aquí?.— Su voz estaba entrecortada y una leve sonrisa asomó a sus labios sin querer.

» Lennart Haakon » Outfit + jacket » 14|11, 21:22pm.





you're my sweet fate:
.
avatar
Abyssa L. Krzysztöf
Empleados » Profesor
Empleados » Profesor

Mensajes : 32
Monedas : 330
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 5th Diciembre 2014, 9:34 pm

Soltó toda la respiración contenida y un humo salió de sus labios. Cerca de pisar el inicio del invierno, ya las temperaturas comenzaban a descender de manera abrupta, no se sorprendería Lenny de que una nevada dejara cubierta las calles por varios días y que los niños pronto corrieran por las calles disfrutando del día sin clases y sin obligaciones, buscando nieve para armar un muñeco de nieve, o por lo menos eso era lo que hacía él cuando era pequeño y las primeras grandes nevadas llegaban. Desafortunadamente nunca había conocido a su sobrino mas allá de las fotos, y contacto con menores no mantenía, por lo tanto nada le confirmaba que eso pudiera llegar a pasar, lo único que pudo hacer fue encogerse dentro de su abrigo negro esperando a que Abby saliera de su clase. Por una extraña y no tan extraña razón se encontraba nervioso e impaciente, quería verla, saber como reaccionaría, porque no se lo imaginaba, no por el momento. ¿Estaría feliz? ¿Se mostraría incómoda? ¿Qué haría si eso pasaba? ¿Qué era lo mejor por hacer? En el momento no se le ocurrió ninguna respuesta, y tampoco quería pensar qué ella reaccionaría de aquella forma, al fin y al cabo eran amigos, no completos extraños.

La mención de su nombre hizo que levantara su mirada de manera inmediata, y se puso de pie de un brinco guardando equilibrio para que ninguno de los chocolates volcará. En su mente pensó que sería buen camarero, o al menos no andaría tirando las cosas al piso el primer día, pero era mejor no precipitarse a los hechos. —Vine a sorprenderte y creo que lo he logrado— Responde acercándose a su lado sin levantar demasiado la voz. En su interior algo se alivia y tranquiliza al notar esa sonrisa, sin darse cuenta de lo tenso que se encontraba, los músculos se le relajan, pero sus hombros siguen estando derechos al igual que su espalda, como era normal en él. Una sonrisa también se muestra en su rostro mostrando el filo de sus dientes.

—Traje un chocolate, aunque por la hora creo que un buen emparedado no hubiera estado mal— Bromea mientras le pasa el vaso cerrado para que lo disfrutara, sabiendo que la morocha no era fanática del café. —¿Fueron muy agotadores los exámenes para corregir? Estaba pintando un departamento cuando me escribiste, por eso no respondí— Comenta aprovechando tener una de las manos libres para tomar su celular que lo había escuchado vibrar pero que no lo había podido ver dado que tenía las manos ocupadas. Al desbloquearlo lee el mensaje de Abby y sonríe de manera mas intensa. —No creo que falte mucho para que inventen los cafés virtuales. Acabo de leer el mensaje— Ignora el mensaje de su hermana menor por el momento, ella jamás tenía problemas en que el mayor se retrasara unas horas en responder, muy diferente a su hermano mayor que se ponía histérico cuando no lo atendían y en cinco minutos podía hacer treinta y dos llamadas perdidas, como sucedía en ese momento, pero Lenny también lo ignoro, ya tendría tiempo para explicarle porque había dejado la ciudad.


OFF: te use la tabla para que los post quedarán iguales, si hay algún problema me dices y la cambio vale?
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Abyssa L. Krzysztöf el 5th Diciembre 2014, 10:39 pm

El salto que el castaño dio de un momento a otro al escuchar su voz le resultó hasta cierto punto cómico, aunque se sintió verdaderamente extraña de volver a verlo hacer ese tipo de gestos. — Tu eres a quien menos pensaba encontrar aquí, la verdad.— Y no lo decía a malas, no pensaba que lo vería aquella noche, más que nada por que para ella seguía estando en Noruega y hablándole desde allí. Cuando él comenzó a hablar se dio cuenta de que por mucho que hablaran, su voz siempre iba a ser diferente a cuando hablaban por teléfono, y ahora se le antojaba extraña. Cuando le pasó el recipiente de una cafetería con chocolate caliente en su interior, la tomó y la miró por un momento.— Te has acordado de que no soporto el café.— Comentó, más para sí misma que para él. No recordaba haberlo mencionado muchas veces, quizás cuando se conocieron, pero poco más. Y de eso hacía ya casi un año, se sintió nostálgica.

Abyssa acariciaba levemente el cartón del chocolate y volvió al mundo actual cuando él le volvió a preguntar. Agarró el vaso mejor para calentarse los dedos fríos a causa del frío y lo miró con un leve suspiro.— Demasiado, además llevo metida ahí desde las nueve de la mañana más o menos.— Confesó con una media sonrisa resignada, aunque no sólo había corregido exámenes, había dado alguna clase e ido de despacho en despacho haciendo recados, que era en lo que más o menos consistía u trabajo de profesora adjunta.— ¿Cómo es qué pintabas paredes?— Preguntó, curiosa, hasta que su cerebro hiló conceptos y suspiró.— ¿Pero cuántas cosas me has ocultado?.— Preguntó con cierto tono de broma.

Estar con él así después de tantos meses, más con la despedida que tuvieron, tan abrupta, le resultaba algo incómodo pero en cierta manera cómodo. No sabía como determinar sus emociones y aunque no supo porque lo hizo, cuando ambos se quedaron en silencio Abyssa terminó por avanzar y apoyar su cabeza en el hombro de Lennart, al cual llegaba su cabeza perfectamente, debido a las distintas estaturas, mientras que con una mano agarraba el abrigo de su amigo, en una especie de abrazo tímido y de alguna manera tonto. No tenía un motivo específico, pero lo había echado de menos, y aunque aquella acción pudiera malentenderse, ella lo había hecho por que así lo quería. El calor de Lennart, con la cercanía, la invadió, así como el olor familiar de la colonia que solía usar.— Pérdoname, lo echaba de menos. Te echaba de menos.— Terminó por susurrar, sin moverse en lo más mínimo. ¿La correspondería él? No lo sabía, pero ya todo estaba hecho.

» Lennart Haakon » Outfit + jacket » 14|11, 21:22pm.


Off: No te preocupes, está todo ok <3





you're my sweet fate:
.
avatar
Abyssa L. Krzysztöf
Empleados » Profesor
Empleados » Profesor

Mensajes : 32
Monedas : 330
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 6th Diciembre 2014, 12:27 am

Tras su primer comentario, Lenny comenzó a creer que había tomado una decisión demasiado drástica al dejar Oslo de esa manera, dejando todo atrás como si fueran años que no hubiera vivido. Sabía que tendría una llamada pendiente con su hermana, y esperaba no pelear nuevamente con él, era típico de hermano mayor que debía acabar ganando y a Lenny le frustraba cuando el mayor dejaba de escuchar solo porque decía llevar la razón sin escuchar los motivos de la otra parte y ni hablar de los argumentos. Prefirió no pensar en eso, ya hablaría con él cuando el momento llegara, ahora estaba con Abby. —Entonces cumplí mi misión de sorprenderte— Bromea a cambio y hace en el aire un gesto de check, como si hubiera cumplido uno de los objetivos mas importantes de su vida. —No podría olvidarme, en una universidad creo que se cuentan con la mano las personas que no toleran el café, por lo menos en mis años me volví adicto y después tuve que pasar tres años en rehabilitación— Mueve las cejas acentuando la broma y luego suelta una risa. —A demás de que tengo muy buena memoria con las cosas que me importan— Agrega un poco mas bajo y se apresura para darle un sorbo al chocolate.

—Doce horas sin dormir y en una facultad, eres mi nueva idola— Recordaba que su universidad, por lo menos a la que había asistido tenía asistencia solo por la mañana, y ya pasar cuatro horas ahí dentro era un suplicio. En general no entendía porque a alguien se le ocurriría ser profesor, por lo menos de parte de Lennart, él no hubiera vuelto a ingresar a la universidad donde había estudiado, pasar los años de estudio allí dentro eran suficiente para toda una vida. Hace una mueca ante la pregunta, y agacha la mirada mordiendo su labio inferior. —Me mude a Londres hace poco, estaba pintando una de las paredes de mi nuevo departamento— Suelta rápido como si esperara que con eso la joven tuviera suficiente y no hiciera mas preguntas al respecto, era difícil, casi imposible. Por lo menos las cinco personas que se habían enterado del tema, habían puesto el grito en el cielo ni bien enterarse. Una había sido su padre y esa era la que menos importaba, pero la de Abby era una de las que mas importaba, porque podría haber ido donde se encontraba su hermana o donde estaba su hermano, pero había decidido ir al lugar donde estaba ella.

Dio otro sorbo al chocolate y noto que una parte de su mano había quedado con pintura roja, la giro para que la morocha la viera. —Deberías ver a Oliver, dejo de ser solo blanco y negro— Mintió con una sonrisa en su rostro. Hubiera pintado a ese gato cuando le trajo la paloma, lo debería haber echo para que ese gato aprenda. Aunque en su mente se lo imagino pintado de rojo e instantáneamente la sonrisa se hizo mucho mas amplia. El contacto de ella lo tomo por sorpresa, pero se relajo al momento, y la abrazo por la cintura acercándola mas a él. —Yo también te eche de menos, esto no lo podíamos hacer por mensaje— Besa su coronilla y la mantiene cerca disfrutando del aroma que emanaba de su cuerpo por el tiempo que durara el abrazo.
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Abyssa L. Krzysztöf el 6th Diciembre 2014, 10:02 am

La aparición de Lennart, tan repentina que no podía creer que fuera verdad, le estaba animando el día gris que había empezado desde bien temprano. Siempre que se mensajeaban o hablaban, ella tenía que marcharse de donde estaba porque si Záfir la veía, seguramente le preguntaría por que tenía una sonrisa tan tonta en los labios. Y esa era la habilidad del señor Haakon, hacerla sonreír aunque ella no quisiese, aunque hubiera llevado un día entero de malas. Abyssa rió con él cuando mencionó lo del café, en cierta manera era verdad, casi el 90% de la universidad, entre alumnado y profesorado, iban siempre con un café humeante en la mano, para soportar todo. Cuando la castaña estudiaba, había aguantado a base de bebida energética, porque el café sólo le daba más repelús, y había pasado sus cuatro años de carrera así.

Estoy segura de que caeré dormida en cuanto llegue a casa, si mi hermano y su novia no tienen algo preparado claro.— Pensó ella con un suspiro de resignación, aunque después sonrió. La energía de esos dos solía ser contagiosa, así que no se preocupaba. El susurro de él no había pasado desapercibido para Abyssa, pero prefirió quedárselo para sí y no preguntar. Sentir que era especial para Lenny de algún modo la hacía sentirse bien pero la confundía demasiado. Sentimientos contradictorios demasiado tiempo juntos. La idea de que Lennart se hubiera mudado a Londres desde Noruega era algo que nunca habría esperado, a pesar de que él tenía dinero y podía hacer lo que quisiese.— ¿Y qué haces aquí en Londres? ¿Trabajo nuevo?— Intentó adivinar la castaña, pensando por un momento en que más podría haberlo traído hasta allí. Aunque ni por un momento pensó que uno de sus motivos pudiera ser ella. Cuando él giró su mano para enseñarle las manchas rojas de pintura que le quedaban, rió levemente.

Pobre gato, no seas malo con él, Ollie es muy lindo.— Comentó ella, que lo había visto vía fotos que él le había mandado. Claro que también le contaba lo malo que podía ser a veces, pero en cuestión de animales, ninguno era lo suficientemente malo para la veterinaria. El abrazó que ella empezó fue correspondido y al sentir que tanto las manos como los brazos de Lennart la tocaban y rodeaban, se estremeció. Su relación con los hombres siempre había constado de mero contacto físico, una noche loca, sin sentimientos y después si te visto no me acuerdo. Nunca se dejó sentir nada por nadie, pero aquel noruego no podía salir de su mente y eso hacía que al estar así, su corazón latiera rápido. Abyssa dejó escapar una pequeña sonrisa cuando él le dijo que también la echaba de menos. Sus sentimientos habían crecido, pero no sabía que era de Lennart, y aunque así era, para ella seguía siendo difícil estar de esa manera con él. Después de unos minutos ella se separó, notando como el frío invadía las partes de su cuerpo que habían estado más cálidas gracias al contacto con el hombre.— Vamos a sentarnos.— Le dijo ella, como si no se le ocurriera nada mejor que soltar después de aquello. Abyssa se dirigió a un banco cerca de la fuente y allí bebió por fin del chocolate caliente, que le calentó el cuerpo.— ¿Y planeas quedarte mucho tiempo o es sólo cuestión de negocios?

» Lennart Haakon » Outfit + jacket » 14|11, 21:22pm.





you're my sweet fate:
.
avatar
Abyssa L. Krzysztöf
Empleados » Profesor
Empleados » Profesor

Mensajes : 32
Monedas : 330
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 6th Diciembre 2014, 7:23 pm

Poco recordaba a su madre, esta había muerto cuando Lennart era tan solo un chiquillo, solo que este siempre recordaba alguna que otra canción que su madre inventaba, o los cuentos extraños que le leía, aquellos que inventaba en el momento. Recordaba pocas cosas de su madre pero su dulce voz era algo imposible de olvidar, acunaba con la misma a las personas que la escuchaban. Ver la sonrisa en los labios de Abby le recordó a algo que su madre le repetía todo el tiempo, ella decía que había que guardar en la memoria cada sonrisa que se lograba sacar en un rostro ajeno, porque cuando se necesitara razones para sonreír de ahí se podrían sacar las propias. Por un momento solo pensó en eso, al siguiente pensó si sería por eso que quería recordar aquella sonrisa, al siguiente sacudió su cabeza regresando a la realidad de los acontecimientos.

—En tu lugar buscaría un lugar seguro para caer dormida sin que nadie moleste, te ofrecería el departamento, pero solo hay un colchón y estoy mas que seguro que Oliver ya se declaro dueño del mismo— Bromea con cierta libertad que tomaba con sus amigos, no veía nada extraño en su mente al proponer una cosa como esa, solo que siempre advertía que abría pelo de gato por toda la casa. Ante su siguiente pregunta suelta un suspiro, ojala fuera por trabajo, pero resultaba ser que el último hijo que se había quedado con su padre también se había alejado de la tendencia que el mismo tenía de manejar la vida de las demás personas. Entendía las razones del mismo, era el único de los tres que recordaba que la esposa del señor Haakon se había suicidado y que éste no había podido evitarlo, antes que eso Lenny recordaba que solo era un hombre ocupado, pero que no se metía en la vida de las demás personas de manera tan notable. En cambio de contar todo eso, solo ofrece una sonrisa ladina a la morocha. —De todo un poco, quería probar algo nuevo, ya me estaba aburriendo en la soledad que me encontraba, necesitaba un cambio, por eso vine, para cambiar de aires, aunque no haya podido esquivar el frío— Bromea dando otro sorbo al chocolate y sintiendo como el calor se esparcía por su cuerpo.

—Me encantaría que dijeras eso cuando te traiga una rata muerta como regalo— Remata con una sonrisa en sus labios. Los gatos tenían eso, les gustaba cazar y llevarle la caza a su amo para que este viera los logros del mismo. Claro que para un gato una rata, cucaracha o paloma muerta no parecía resultarle tan asqueroso como a uno. Sintió el frío cuando Abby se alejo, pero volvió a poner recta su postura y la siguió hasta que acabaron sentados en uno de los bancos que estaban cerca de la fuente. Al sentarse Lenny levanto la vista a la universidad, parecía gigante, nada que ver al lugar donde él había ido, y eso que también había sido privada, pero claro, la ciudad era mas chica. —Depende de un par de factores, de varios factores, pero planeo quedarme por un tiempo al menos, sino no estaría pintando paredes para solo quedarme una semana. Y los negocios de papa se acabaron hasta el momento— Agrega dado que ese era el principal motivo por el cual, a veces, Lennart, viajaba de una ciudad a otra.
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Abyssa L. Krzysztöf el 6th Diciembre 2014, 9:17 pm

Estoy segura de que me aliaría con Olliver para quedarnos con tu cama.— Dijo ella, asintiendo repetidamente con la cabeza, muy convencida de lo que decía. Y después soltó una leve risa. Lo peor es que creía firmemente que eso podía ser así, no había tocado nunca a ese gato pero quería verlo y hacer buenas migas con él, y porque no, picar un poco al noruego.— Así que no sería buena idea llevarme, tendrías que buscarte otro piso.— Abyssa se encogió de hombros, sin dar más opciones, continuando la broma que él había empezado. Una sonrisa llenó su rostro, esperando que nada de aquello le molestase. Una cosa era hablar por chat, donde el tono o las intenciones con las que se dice algo no pueden notarse, y otra cosa muy distinta era bromear y hablar con él cara a cara.

La castaña escuchó a su amigo mientras bebía de su chocolate. Le daba la razón, del frío ninguno había escapado.— Aquí también hace frío, pero echo de menos la nieve.— Comentó ella, llevando su mirada hacia el cielo ya oscuro. Noruega siempre era blanca y cambiar después de haber probado un poco era difícil. El comentario de Lennart sobre lo que su gato solía llevarle le hizo soltar una risa cantarina. — Tu si que sabes como conquistar a una chica.— Bromeó ella, socarrona. Al sentarse en el banco, Abyssa bebió un largo sorbo de chocolate y ocultó sus labios y su nariz entre la lana de su bufanda. Tenía la nariz fría como un reno en navidad, así como la punta de sus dedos. Aún así le gustaba el frío.

Entiendo. Yo no me moveré de aquí, o eso espero.— Sopesó ella, con el olor del chocolate frente a su nariz. Su padre había estado llamando últimamente demasiado, y aunque sabía que Záfir no cogía sus llamadas, ella si lo hacía, guardando su ubicación del progenitor de la familia noruega. Con la esperanza de que ese hombre no volviera a encontrarlos. Si lo hacia.. quizás tuvieran que dejar la ciudad de nuevo. — No te he preguntado pero, ¿cómo estás?— Preguntó ella, a veces hablaban y hablaban, pero no realmente de como se sentían. Y no sabía muy bien de que hablar con él en esos momentos. ¿Tendría él algo que decirle? Tenía ganas de estar con él, pero sin una excusa.. sólo serían silencios incómodos.— No sé muy bien que decir ahora, hacía tiempo que no estábamos.. juntos.— Dijo sincera, refiriéndose a que no se veían desde aquella amarga despedida.

» Lennart Haakon » Outfit + jacket » 14|11, 21:22pm.





you're my sweet fate:
.
avatar
Abyssa L. Krzysztöf
Empleados » Profesor
Empleados » Profesor

Mensajes : 32
Monedas : 330
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 8th Diciembre 2014, 12:23 pm

—No me sorprendería, ese gato sabe escoger un bando— Bromea recordando la infinidad de veces que el animal había ido a los brazos de alguien para que Lenny no acabe por meterlo en la parrilla. Generalmente iba a los pies de la hermana de su amo, pero cuando esta se fue, el gato sabía cuando no debía meterse con Lennart. Era inteligente, el no lo negaba, porque era eso o tenía demasiado instinto de supervivencia. —Mientras no le enseñes como dejarme fuera del departamento, creo que puedo lidiar con ambos, mas sabiendo que a ese gato puedo patearlo y seguirá vivo— Agrega con el mismo tono de broma que antes, en la comodidad de una sonrisa grabada en su rostro y la agradable compañía de Abyssa a su lado. Era lo que mas le gustaba de ella, no había que fingir ser un hombre de dinero, serio e incorruptible, solo había que ser uno mismo, y esa sensación solo la había encontrado a su lado, pues, ni con sus hermanos se había sentido así, y todo porque con ellos también pretendía ser alguien que no era.

—No creo.— Es lo primero que dice ante el comentario de la joven. —No creo que extrañe tener que levantarme dos horas antes, ponerme todo el armario encima y tener que salir con la pala para despejar el camino para poder sacar el auto— Explica recordando algunas mañanas en las que había considerado no salir nunca de su cama para no tener que ir a hacer ese trabajo, para luego ir a trabajar. Era imposible recordar todas las mañanas en las que el día había amanecido tan blanco que cegaba hasta que las miradas se acostumbraran al reflejo, pero Lennart recordaba saludar a los vecinos vestidos casi con la misma cantidad de ropa que él, y luego sumarse al sonido que las palas hacían mientras se despejaban los caminos. Era música para alguien que adoraba la nieve. Siente un pequeño nudo en la garganta, quizá si extrañaría el paisaje con el que se había criado, pero Abyssa y sus comentarios hacen que muestre una sonrisa. —Es mi especialidad numero uno— Agrega riendo por lo bajo. —Incluso creo que puedo asegurar que has quedado eternamente enamorada de mi con tan solo escuchar eso— Agrega tras una pausa entre su risa.

—Mira que la temperatura esta bajando, no creo que quedarte en el banco para siempre sea una buena idea, aunque la fuente es muy bonita— Se atreve a decir bromeando, nuevamente con la castaña. Acomoda el brazo en el respaldo de la banca girando a medias a ella, y coloca uno de sus talones en la rodilla de la pierna contraria. —Estoy bien, mas relajado. Los primeros días estuve un poco a las corridas, pero ya baje las revoluciones— La verdad era que se sentía liberado, la presión que su padre generaba en él cada día había sido un peso que había llevado sobre sus hombros toda su vida, ahora que se lo había quitado de encima, se sentía mucho mas liviano. —¿Vos como estas?— Ríe al escucharla. —Los mensajes hacen que todo sea mas resumido, y los 'jajaja' y equis de (xD) ayudan a mantener las conversaciones, ahora no puedo hacer esa carita, nunca me salió— Responde encogiéndose de hombros con una sonrisa de lado. —No tienes que forzarte a hablar, solo imagina que seguimos en el chat— Propone dado que era la única idea que se le ocurría en el momento.


Look Back and Laugh at the Past Hazards
cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no te pueden detener, te dirán como hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Abyssa L. Krzysztöf el 9th Diciembre 2014, 5:00 pm

Eh, no bromees con eso.— Dijo ella intentando sonar seria aunque lo decía entre risas. Le dio un golpecito en el hombro mientras reía. No le gustaba bromear con esas cosas de pegarle a un animal, pero sabía que él lo decía en broma y que no sería capaz de eso. — Yo lo mimaré y cuidaré más que tu.— Dijo la castaña, divertida. Recordaba que en todo el tiempo que se habían conocido había querido conocer a ese gato y jugar con él. Abyssa dio un largo trago a su chocolate caliente y suspiró fuertemente, frotándose los brazos por el frío.

Creo que he hecho mal en venir en tirantas. — Comentó, retirando un poco la chaqueta de cuero y su bufanda para mostrarle a su amigo que de verdad tenía esa ropa puesta. Después se volvió a cubrir rápidamente, tiritando. Aunque estaba acostumbrada al frío y a la nieve, todo cuerpo se amoldaba al clima en el que estaba. Escuchó con una sonrisa las palabras de Lennart que contaban lo días de nieve del noruego. Ella no pudo evitar reír un poco y negó con la cabeza.— Era divertido, yo hacía muñecos de nieve y ángeles en la nieve. Tu es que eres un soso.— Dijo aguantándose una risa, mientras bebía de su chocolate. Pero cuando él dijo aquello de enamorarla ella posó sus labios sobre el vaso y miró hacia delante. — Sí, he caído completamente enamorada.— Comentó ella, con una leve sonrisa en sus labios, casi para sí misma, sin darse apenas cuenta de que lo había dicho en alto y sin sentir vergüenza. Aunque para ella había sido casi como una declaración, esperaba que no hubiera sonado tan rotundo para Lennart.

Abyssa se alegraba que él estuviera más tranquilo y relajado, lo mejor era que se acostumbrara pronto a la ciudad y al ambiente. — Ahora sólo te queda hacer turismo, hay muy buenos sitios aquí.Museos, acuarios, zoos, bares, discotecas.. tantos lugares que a ella le había costado meses visitar todos los lugares, y aún le quedaban.— Tengo ganas de ir al London Eye, aunque me de miedo sería precioso ver todo Londres de noche.— Comentó con una sonrisa, le daban miedo las alturas pero aguantaría por verlo lo que fuera.— ¿Yo? Pues tengo mucho trabajo últimamente, sólo termino y voy a casa. Echo de menos salir por ahí.— Confesó. Llevaba unos meses sin salir demasiado porque tenía mucho trabajo y salía tan cansada que solo quería llegar a casa, comer algo y dormirse entre sus confortables sábanas.

Es más fácil hablar por chat, desde luego.— Corroboró ella con una sonrisa. Pero todo es más cálido. El calor de su cuerpo, su voz tan cercana, su risa, sus miradas.. la hacía no querer irse de allí, aunque tuviera que irse y estuviera helada.— ¿Y en qué trabajas? Quizás pueda ir a verte de sorpresa, como tú.— Comentó ella con una sonrisa, enterrada en su bufanda.

» Lennart Haakon » Outfit + jacket » 14|11, 21:22pm.





you're my sweet fate:
.
avatar
Abyssa L. Krzysztöf
Empleados » Profesor
Empleados » Profesor

Mensajes : 32
Monedas : 330
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 13th Diciembre 2014, 1:04 am

Una sonrisa curvo sus labios, y su mirada clara se agacho al piso ante su serio comentario, la sonrisa se ensancho al escuchar su risa, pero en su mente recordaba que vivía pateando a ese gato para que se moviera, suave, salvo una vez que había echo que de contra uno de los cuadros de la sala, haciendo que la pintura casi se caiga, algo que por suerte no paso. Oliver había caído de pie como todo cago y había escapado a la habitación de Lennart que era el lugar a donde el mismo lo había mandado. Por la reacción de la joven prefiere dejar que la chica cree que es una broma cuando habla de patear al gato, y le muestra una sonrisa que se asemeja a la de un niño, evitando hacer algún comentario que lo delatara. —Definitivamente no dejaré que conozcas a Oliver, me lo robarías y me quedaría sin pantuflas en el invierno— Bromea dejando escapar una risa de sus labios.

Alza una ceja ante sus siguientes y agacha la mirada para observar que la joven no mentía, debajo de la chaqueta solo llevaba una remera que no debía abrigar nada. Niega en silencio mientras se saca el saco y lo pone sobre sus hombros. —Tomo, no quiero que mueras congelada y termines siendo la estatua congelada de la universidad Sir Thomas no se cuanto mas— Comenta medio en broma. Siento un poco de frío al sacarse el saco, pero debajo del mismo llevaba un saco de lana y una remera de algodón manda larga que eran mas que abrigados para que él pudiera soportar el frío de la noche. —A demás estoy mas acostumbrado al frío que tu, he pasado mas tiempo en invierno seguro— Agrega por si Abyssa no se encontraba segura dejándolo sin saco, para él era mejor, así quedaría su olor en la piel de ella, por si en esos otros planes con los que se pudiera encontrar al llegar a su casa un chico trataba de acercarse. Era posesivo, no podía evitarlo, no intentaba evitarlo.

—No soy ningún soso, de pequeño también hacía muñecos de nieve con Amelíe y Adolf cuando este lograba escapar de las tareas que papa le daba o se olvidaba que tenía que pretender que nosotros eramos unos chiquillos y él una persona mayor— En los recuerdos no hay tristeza, todo lo contrario, hay alegría, hay diversión. —¿Tengo que poner fecha de casamiento?— Pregunta continuando con la broma, pero con un atisbo de seriedad en su mirada que se mantiene fuerte observando los ojos marrones de Aby, pero aparta la mirada hacia la fuente antes de que el momento se torne incomodo. —Creo que si, el turismo por esta zona me vendría bien. Oí por ahí que tienen un parque muy grande, el Central Park, creo que era ese. ¿Te parece ir este fin de semana?— Propone encogiéndose de hombros, y luego hace una mueca. —Quería trabajar en una cocina, los trabajos administrativos me tienen cansado, pero por ahora solo conseguí un puesto como camarero en uno de esos restaurantes caros de por acá, me quejaría si trabajara mañana y tarde, pero solo tengo turno por el mediodía, la noche le toca a otro. Es un buen ambiente, es agradable, por lo menos puedo hablar con gente que no me responderá con números— Bromea nuevamente, pensando que quizá ser contador no era una carrera que recomendaría, siquiera una carrera que hubiera seguido si pudiera volver el tiempo atrás


Look Back and Laugh at the Past Hazards
cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no te pueden detener, te dirán como hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Abyssa L. Krzysztöf el 14th Diciembre 2014, 7:24 pm

Definitivamente le había venido bien encontrarse con Lennart aquella noche, después de un día completamente aburrido y cargante sonreír a cada segundo era algo refrescante. Imaginarse al pequeño gato de él como una bola que te da calor en invierno era cuanto menos gracioso y la sonrisa no se fue de su rostro. Después de mostrarle que de verdad estaba en tirantas, Abyssa se volvió a abrigar y a enterrarse en su chaqueta de cuero, sorbiendo de nuevo de su vaso de chocolate, para darse cuenta demasiado tarde de que el noruego había colocado sobre sus hombres el abrigo que antes tenía el puesto. La castaña pasó sus manos por la tela del abrigo y lo miró. Casi al mismo tiempo que abría la boca para decirle que no hacia falta, que soportaba bien el frío, él ya se estaba excusando y diciendo que no se preocupara. Aby cerró su boca y negó con la cabeza, con una leve sonrisa.— Eres de lo que no hay. Pero gracias.— Abyssa se colocó mejor el abrigo sobre sus hombros y el olor de Lennart le llegó a la nariz, haciendo que se sintiera cálida.

Escuchar los recuerdos de infancia de el hombre le hizo sonreír, recordando a la vez su propia niñez junto a Záfir. No había muchos momentos felices, pero aún así los buenos recuerdos se teñían del blanco de la nieve. Ella era la mayor y se suponía que debía ser la responsable, pero era igual o más alocada que su hermano pequeño, después de todo sólo era la mayor por unos quince minutos. Mencionar la palabra casamiento le hizo alzar la mirada con un leve rubor y encontrar la mirada clara de Lennart. Después sonrió tímida, comprendiendo que era una broma y bajó la mirada.— Por primavera estaría bien, si no pasaría mucho frío con el vestido, ¿no crees?— Imaginarse a sí misma con un bonito vestido blanco hacía su mente volar, con su típico carácter soñador. Aunque no pensaba mucho en asuntos de boda, pensar en cosas de ese tipo siempre surgía en algún momento en la vida de una mujer.

Abyssa lo miró con una sonrisa divertida, evitando una risa y negó con la cabeza.— Señor extranjero, creo que el parque de Londres es el Hyde Park, el Central está en Nueva York, aunque sería precioso verlo.— Aceptó, con una sonrisa divertida. No era tan grande como el de Nueva York, pero algo tenía que tener la ciudad. Lo escuchó atenta, sin querer beber de su chocolate para que no se le acabara. Era gracioso escuchar que trabajaba de camarero, cuando siempre lo había visto como un hombre de negocios, con una renta alta, aunque a ella nunca le había importado ese asunto. Sólo esperaba que se le diera bien aquello.—Algún día te visitaré.— Comentó, divertida, prometiendo algo que no dudaba en hacer.— No sé como puedes trabajar con números, yo me pierdo con una simple división.— Bromeó, aunque realmente nunca se le había dado bien ese tipo de cosas.— ¿Y tienes pensado hacer algo en Navidad?— Preguntó interesada, curiosa de saber que haría en una nueva ciudad sin la mayoría de sus familiares cerca. ¿Viajaría de nuevo a Noruega? Ella no cometería el mismo error que el año anterior.

» Lennart Haakon » Outfit + jacket » 14|11, 21:22pm.





you're my sweet fate:
.
avatar
Abyssa L. Krzysztöf
Empleados » Profesor
Empleados » Profesor

Mensajes : 32
Monedas : 330
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 16th Diciembre 2014, 7:02 pm

Mas de una vez lo habían encontrado mirando una película animada, ya sea en su cuarto con en el living de la casa. Muchos opinaban que esas películas eran solo para niños, pero a él le gustaban. Lo que no entendían las personas, a pensar de el porqué mirar esas películas que ya había visto, era como podía pasar de ser ese hombre con mirada de niño a ser un caballero. Recordaba a mas de un amigo reírse sin poder contenerse cada vez que lo veían de traje hablando de negocios, y ahora sonreía porque no recordaba si Abyssa conocía esa parte de su historia, pero estaba seguro de que algún día lo haría, y agradecía que primero tuviera el placer de conocer al hombre caballeroso. Dejando pasar el tema, sonríe mas ampliamente ante su comentario, dado de que si bien su tono era en broma, sabía y estaba cien por ciento seguro de que la única forma de que no le pida a esa mujer que estuviera con él por el resto de su vida, era que ella misma le dijera que no. Por lo tanto, a pesar de su tono, el ojisclaros hablaba bien enserio. —Me parece correcto, después podemos tener dos hijos y llamarlos Katie y George, ¿Te parece bien?— Continúa con el mismo tono jocoso con el que había empezado la broma.

Frunce el ceño ante el comentario, para luego inclinar la cabeza hacía atrás. —No estuve lejos, solo hay un océano de distancia— Responde en broma dibujando una sonrisa en sus labios. —Pero si quieres también te puedo llevar a conocerlo— Agrega para luego reír ante su error. —Hagamos un trato, tu dices el lugar y yo me encargo de pagar todo lo que sea necesario, simplificaría mucho mi vida, y estoy seguro que me saldrá solo un poquito mas que el mapa. ¿Que dices?— Ofrece mostrando su mano para que la muchacha la estreche. Lo cierto es que tenía que empezar a conocer la ciudad, había conocido los barrios mientras buscaba departamento, pero no era lo mismo, es ciudad estaba llena de cultura y llena de lugares que requerían un día entero para poder recorrerlos por completo, él lo sabía, solo que hasta ese momento no había tenido la oportunidad. A demás que era mas que aburrido conocer una ciudad en soledad, mas agradable era un compañía, y mucho mas si esa persona era Aby. Da un sorbo al chocolate, y espera a que el chocolate que había quedado debajo del baso baje para poder tomarlo también, luego busca un tacho de basura. Estaba al lado de la banca, por lo tanto lo tira encestando tras dar en el borde del mismo.

—Es fácil cuando te acostumbras, además de que ya no digo mas que soy bueno con los números, un amigo estudio ingeniería y ahí si tratan con números y hacen cosas raras, yo solo sumo y resto y saco algunas posibilidades, por lo menos era lo que hacía en Oslo, ahora solo llevo pedidos y procuro que no se caigan— Respondo en broma, recordando momentos en los que algunas personas que estudiaban ingeniería se ponían verdes cuando le hacían comentarios así a personas que estudiaban administración o para ser contadores, Lenny se reía la mayoría de las veces, o por lo menos cuando estaba frente a ellos, pero no podía negar que tenían razón, solo se las quitaba para ver como se ponían rojos. —Pero puedes venir a visitarme cuando quieras, te traeré el pedido equivocado y lo comerás para no dejarme mal— Bromea asintiendo varias veces con la cabeza como si le estuviera diciendo que es lo correcto por hacer.


Look Back and Laugh at the Past Hazards
cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no te pueden detener, te dirán como hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Abyssa L. Krzysztöf el 17th Diciembre 2014, 7:14 am

No podía negar que al conocer a Lennart le había parecido un hombre serio y responsable, caballeroso. Pero esas cosas podían llegar a ser aburridas con el tiempo, había descubierto que era un hombre culto, con el que se podía tener una conversación interesante durante horas, pero también con el que se podía reír y estar bromeando durante mucho tiempo, sin que dejara de tener gracia. Exactamente como estaba ocurriendo en esos momentos. Tener hijos siempre era algo que Abyssa había deseado, puesto que desde bien joven le habían encantado los niños y se había llevado bien con ellos, aunque siempre había tenido miedo de la maternidad. Miedo real. Pero aquella broma la hizo reír y negar con la cabeza.— George no me gusta, quizás Chris o Alexander..— Comentó la castaña mirando pensativa hacia el cielo que se veía entre los árboles, dando finalmente el último sorbo a su chocolate, comprobando con pesar que sus manos ya no se calentaban con el exterior del vaso.

Abyssa dejó a un lado el vaso y se colocó el abrigo de Lennart de una manera mejor, metiendo los brazos en él y acurrucándose en la inmensidad de este, porque le quedaba bastante grande. Ella se levantó, con el vaso en la mano, en parte para acercarse a tirarlo, en parte para levantarse y activar un poco su cuerpo. Después de tirar el envase se quedó de pie frente a su amigo y metió las manos en los bolsillos del abrigo, cerrándolo.— Me queda grande.— Comentó ella, mirándose por un momento y rió levemente. Escuchó el plan del noruego con interés y torció un poco los labios, en señal de que no estaba del todo conforme.— No me gusta que pagues tu todo, ¿y si elijo algo que no te gusta?— Abyssa colocó un gesto de horror fingido en su rostro, para después sonreirle. Aunque todo era verdad. No le gustaba que la invitasen, sobretodo si iban a más de un lugar y la cosa se iba alargando. Y aunque ella no se había negado, más bien había dicho aquello con tono de broma, eso a todas luces era una cita, y ella tenía que prepararla. Al darse cuenta de ese dato se puso ciertamente nerviosa, aunque no lo demostró.

Que va, seguramente pediría el libro de reclamaciones.— Dijo ella asintiendo, con una sonrisa divertida, cuando él le dijo que le serviría un plato equivocado. — Sólo tienes que decirme donde es, y algún día iré.— Aquello era sólo una frase, pero era una promesa, aunque fuera pequeña. Abyssa tenía las manos heladas y al sacarlas de los bolsillos se las llevó a la boca para echarles el aliento, intentando calentarlas. — Que frío hace por dios.— Se quejó.— Estas navidades voy a participar en unas actividades de la universidad, aunque mucha gente no lo ve bien.— Comentó, después de todo era una profesora, y con lo que pensaba hacer, quizás no lo tomaran bien. Pero después de todo era una actuación de navidad, que más daba quien fuera en la institución.
» Lennart Haakon » Outfit + jacket » 14|11, 21:22pm.





you're my sweet fate:
.
avatar
Abyssa L. Krzysztöf
Empleados » Profesor
Empleados » Profesor

Mensajes : 32
Monedas : 330
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Lennart A. Haakon el 19th Diciembre 2014, 1:46 pm

¿Se veía  a si mismo como un padre, como el responsable de una vida ajena a la misma? La respuesta era no, no debía pensarlo, no era necesario. Recordaba de pequeño tener un cactus y que se le haya muerto, diferente era con su gato, sabía que Oliver podía conseguir su propia comida, además de que los gatos eran mas que independientes. Pero un niño, tan frágil, tan pequeño, no podía ni imaginar como sería estar a cargo de algo así, de una vida que vale tanto. Niega, y luego muestra una sonrisa divertida. —Demasiado comunes, el pobre tendrá trastornos de personalidad dado que, seguramente, habrá tres chicos con su mismo nombres, además tampoco quiero que lo confundamos accidentalmente— Bromea al recordar que una vez casi se va con otro padre por despistado, y, claramente, el otro padre no tenía idea de quien era su hijo, o eso pensó tras subirse al auto que era de la misma marca que el de su padre, y noto que las personas de ahí no eran su familia, y tuvo que gritar para que pararan y lo dejaran bajar.

Vuelve a reír al ver a Aby metida dentro de su saco, era como ver a una niña con un abrigo que le quedaba inmenso, la hacía ver mas pequeña y eso le causa gracia y ternura al mismo tiempo. —Deberías ir mas al gimnasio, te faltan un poco de hombros—  Le dice mientras apoya una mano en el hombro de la chica y lo sacude suave para que la morocha no se alterara. —O conseguir unas almohadas— Agrega en tono jocoso. Recordando a su misma hermana cuando se metía alguna prenda de sus hermanos mayores, y parecía poder nadar allí dentro. Hace que la sonrisa desaparezca de su rostro al oír su comentario, y pone una expresión de asombro que dura poco porque la risa puede mas que aquella pequeña farsa. —Ese es tu problema, no el mio. Pero...— Se toma un segundo para pensar una idea, y luego hace  gestos de que esta pensando como si fuera un pensador en la antigua Grecia. —¿Podemos hacer uno y uno? Tu eliges el primer lugar, y yo pago y luego al revés, y también compruebas que este en esta misma ciudad, salvo que quieras ir a otro país, no me quejaría. ¿Qué dices?—

—Creo que mejor no te digo donde es, podrías dejarme sin empleo, y no estoy de ánimos para buscar otro, ya bastante tuve con la búsqueda de departamento— Vuelve a bromear, ante la última declaración de Abyssa. Alza su mirada al cielo y observa las nubes sobre la ciudad. —Creo que nevara. Pero es lindo el invierno, todos están mas tranquilos, no es como el verano en donde todos se encuentran alborotados. Te darás cuenta de que prefiero los inviernos— Comenta y vuelve su vista a ella. —Prefiero estar sentado con una taza de chocolate y un libro antes que de que estar en una playa muerto de calor, creo que tuve la suerte de nacer en la ciudad correcta— Siente extraña su voz, como si extrañara ese lugar, se da cuenta de eso, pero sin decir nada mas, prefiere cambiar de tema. —¿Qué actividades? ¿Necesitan ayuda? ¿Y qué planeas hacer? ¿Desnudarte?—


Look Back and Laugh at the Past Hazards
cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no te pueden detener, te dirán como hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti
avatar
Lennart A. Haakon
» Ciudadano
» Ciudadano

Mensajes : 30
Monedas : 53
Fecha de inscripción : 03/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I won't let you go - Abyssa L. Krzysztöf

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.