Últimos temas
» •• Presidentes de las Fraternidades
12th Marzo 2015, 5:06 pm por rascony

» HabíaUnaVez´[Élite]
5th Febrero 2015, 8:40 am por Invitado

» COVEN U.K. Normal {Cambio de dirección}
4th Febrero 2015, 2:23 pm por Invitado

» Under the Palmtrees (élite - cambio de botón)
24th Enero 2015, 7:50 pm por Invitado

» Cerberus Project [ Gay / Slash / Yaoi Amo x Esclavo ]-Normal-Confirmación
18th Enero 2015, 10:41 pm por Invitado

» Time of Shadows { Af. Elite }
18th Enero 2015, 1:16 pm por Invitado

» Cambridge Universidad (Afiliación élite aceptada)
12th Enero 2015, 1:52 pm por Invitado

» Rumour Has It - Confirmación Afiliación Normal Y Cambio de Botón
11th Enero 2015, 6:34 pm por Invitado

» •• Registro de Matricula
11th Enero 2015, 1:35 pm por A. Gabrielle Sorensen

Hermanos
Directorios
Elite [43/45]
Wilson Academy Ever After Kingdom
The New York City MAGNIFIQUE PARÍS Fruit of the poisonous tree
Under the Palmtrees
Créditos
•• Todas los gráficos del skin realizados en este foro pertenecen a #Snowy, los demás a sus respectivos creadores; nadie puede apropiarse de estos gráficos sin consentimiento previo, así como manipularlos.
•• Tanto skin, templates y otros códigos que puedan encontrarse en el foro, son de exclusividad para el mismo, cualquier similitud será tomada como plagio y denunciada como tal.
•• Los emoticones fueron creados por COOKIEMAGIK y ABFC de deviantart.
•• Agradecemos a Deviantart y SavageThemes por los recursos ofrecidos.
•• La historia e información que aparece en el foro fue creada por la administración, por lo tanto no se puede tomar sin permiso previo de la misma.



Chocolate -✖ Egmont A.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chocolate -✖ Egmont A.

Mensaje por Thea D. Ainsworth el 19th Noviembre 2014, 1:57 am

Chocolate
Quién viera a la responsable castaña no prestar atención en el camino, absorta entre las palabras impresas sobre el blanco papel que sostenía; mordisqueando la punta del lápiz intentando que su creatividad no la abandone; reprochándose el permanecer hasta el último segundo de la clase de Literatura griega I cuando tenía que atender su puesto en otro lugar. Agradeció que su huída fuera desapercibida y no tuviera que verse obligada a perder tiempo que no contaba, mientras intentaba hacer comprender a los guardias que enseguida volvería. Portar un apellido de renombre por esos pasillos ocasionaba que estuvieran pendiente de ella y de lo que hacía, además, juraría que alguien estaba vigilándola; esperaba con todo su corazón equivocarse, que su padre realmente no estuviera controlándola a través de alguien más. Eso definitivamente terminaría por derrumbarla. Ocultaba cosas, pero extrañaba a su progenitor, ese que cuando era pequeña, se guardaba una tarde cada mes para disfrutar en compañía de su esposa y sus hijos.

Aun sin ascender su avellana mirada, Thea siguió inmersa en su mundo, dejando escapar un leve suspiro; se conocía el tramo de memoria, en especial aquella esquina que la conduciría finalmente a la parada donde tendría que abordar el colectivo que la trasladaría a su lugar de trabajo: una librería humilde, amplia pero con los dueños más encantadores y sabios que se podría desear. La castaña los adoró desde el primer momento en que los vió, una pequeña fue la culpable de tal encuentro, y por tal razón, siempre estaría agradecida—. Lo siento tanto —finalmente se vio obligada a despertar de su realidad, siendo desviada de sus profundos pensamientos al su menudo cuerpo colisionar contra otro, mucho más musculoso que el suyo. La disculpa fue libre de sus labios, en el momento que se acuclilló a recoger sus papeles, reconociendo apenas aquellas grandes manos que le estaba ayudando en la tarea. No obstante, un vistazo a su reloj pulsera y su alarma aumentó, arrebatando sus materiales de las manos de su víctima e incorporándose, sin detenerse a averiguar su identidad—. Gracias, gracias, gracias. ¡Nos vemos en otra ocasión! — exclamó sobre su hombro, trazando una maratón hasta el vehículo que justo estaba recogiendo a los transeúntes que aguardaban impacientes sobre la acera. Tomó asiento en una de las butacas, volviendo a dejar libre un suspiro. Sintió un tanto de remordimiento por haber tratado a aquel joven desconocido, aguardó la esperanza de volver a verlo, emitiendo las correspondientes disculpas que su educación le había enseñado a tratar. El viaje fue ligero, y sobre todo rápido, que era lo que necesitaba en esos momentos. Descendió del mismo, caminando otro par de cuadras hasta encontrar su adorado espacio laboral—. ¡Buenos días! —saludó de buen humor, y es que, ¿Cómo no estarlo? Atesoraba cada minuto en aquel lugar, y esa se convertía en una de las tantas razones por la cual quería mantenerse en secreto, no contarle ni siquiera a sus confidentes de ese pequeño lar. Amplió su gesto sonriente cuando varios le respondieron, ignorando a sus compañeras quienes la miraban y volvían a lo suyo. Una anciana de albinos cabellos y relucientes orbes se acercó, ladeando su cabeza con calidez al comprobar que, aunque su estado de salud no fuera el mejor de todos, la adulta permanecía siempre con una sonrisa, preguntando sobre su día y entregándole su respectiva remera para comenzar a trabajar—. Siento llegar tarde, Dora, tuve un... pequeño percance en el camino  —intentó darse a entender, mientras deslizaba su uniforme sobre su cabeza, acomodando su largo cabello que optó por dejarlo suelto, cayendo en cascadas chocolate sobre su espalda. Al retornar su mirada a su cálida superiora, se reprcohó así misma por haberla preocupado—, es decir, mi torpeza hizo de las suyas como siempre, no hay día en que no me de un respiro —la anciana rió y ella coreó su risa.

Mientras acomodaba los libros, que recién habían traído, en sus respectivas estanterías, la campanilla del lugar se hizo escuchar, para posteriormente ser opacado por los murmullos de sus compañeras, quienes parecieron correr rumbo a la puerta; seguramente a bombardear con preguntas y coqueteos al nuevo cliente. No era de extrañar que terminaran huyendo despavoridos. Dorotha volvió a acercarse a la castaña, quién no pudo evitar comenzar a reír nuevamente ante su comentario. Básicamente, había dicho que de no ser sus sobrinas, esas niñas recibirían un escarmiento por solo tener deseos de trabajar allí al ser aquella librería la elegida de muchos por sus contenidos para diversas universidades y terciarios del país. Thea solo negó con su cabeza, sin detenerse en su labor. Era un tanto frustante, no lo negaría, pero mientras trabajaran y cumplieran con lo pactado en sus inicios, ella no tenía problema. Sin embargo, no le hubiera molestado poder conversar con alguien de sus gustos en cuánto a libros—.  Vamos, Dora, seguro que dentro de alguna de mis compañeras existe una chica que comparta nuestro amor por la literatura —la mirada que recibió de respuesta la hizo carcajear, quedando esta misma congelada sobre sus carmines labios, al reconocer la gallarda postura del nuevo cliente. Egmont Ainsworth en la puerta, siendo asediado por una pequeña multitud de jovencitas; su mellizo, más específicamente, respondiendo con cortesía e incómodo con aquella atención. Sin duda alguna, se trataba de él. Ahora, ¿Cómo es que, entre decenas de librerías ubicadas en Inglaterra, haya escogido la suya? Lentamente, giró sobre sus talones e intentó escabullirse a un área que sabía que nunca entraría, especialmente por lo lejos que quedaba sobre los libros de Medicina: el área de niños. Tal vez debería dejar de esconderse y empezar con aquello que más anhelaba: recuperar la confianza de su hermano. Con más mentiras o hechos distorsionados, solo conseguía alejarlo cada vez más y más—. Continua así, Thea, y lo perderás  —tomó uno de los libros infantiles, ojeando en sus páginas y a la vez, volviendo a ser presa de recuerdos gracias a las caricaturas que adornaban aquel tomo.
code by HARDROCK


Última edición por Thea D. Ainsworth el 1st Diciembre 2014, 2:16 am, editado 1 vez


avatar
Thea D. Ainsworth
Mirfak » Council
Mirfak » Council

Mensajes : 26
Monedas : 297
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Localización : Sir Thomas Malory University; Mirfak.

Ver perfil de usuario http://miracleofmelody.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Chocolate -✖ Egmont A.

Mensaje por Egmont A. Ainsworth el 30th Noviembre 2014, 1:45 am

Chocolate
Qué rayos hacia el en ese lugar tan perdido de Londres? Pues buscando en todas las librerías de lugar el dichoso libro que le había mandando su profesor de epidemiologia, era un raro libro de la época del profesor, que no tenía versión moderna y que mucho menos se conseguía por internet, por lo que el hombre había recomendado que buscaran en ciertas librerías muy alejadas del campus, en realidad no era demasiado necesaria la lectura del mismo, pero él tenía una corazonada, de que el profesor decidiría poner alguna cosa del mismo en su próximo examen o taller.

Volvía de la última librería donde le acababan de decir lo mismo que en las cinco anteriores, el libro estaba descontinuado o agotado, o simplemente no lo tenían, suspiro y diviso su moto, cruzo la esquina para llegar a la misma cuando alguien le choco, el golpe no fue muy duro pero todos los papeles que traía la joven encima volaron por el piso, ayudo a recogerlos sin mirar mucho a la implicada hasta que se fijó en un anillo que tenía uno de los dedos de la misma, era el anillo que el castaño le había regalado a su melliza cuando ambos cumplieron los quince, él lo había mandado hacer especialmente para la  chica por lo que no podía ser un modelo igual, luego al levantarse y escuchar el tono de la chica frene a el no pudo negar que era Thea, ya la iba a detener y hablarle pero esta no lo dejo ni procesar y salió corriendo, la vio montarse en el colectivo que recién llegaba y lo hizo fruncir el ceño, ¿qué hacía su hermana por esa zona?. Rápidamente llegó a su moto, se montó y la encendió, poniéndose el casco de una arranco siguiendo el autobús donde iba su hermana tratando de no perderlo.

Unos minutos más tarde se encontraba frente a una librería, bueno era su día de suerte, podía preguntar por el bendito libro, averiguar que hacía la castaña allí, y tenía una excusa para estar en el lugar. Al pasar de inmediato unas cuantas chicas se le acercaron y comenzaron a coquetearle mientras le preguntaban que deseaba, no dejándolo moverse mucho o hablarles. Se sentía completamente incomodo no sabiendo demasiado cómo actuar y les respondía como podía lo más cortes posible, hasta que una mujer mayor salió a su rescate sacándola de la multitud de jovencitas – Muchas gracias por ello – La señora le sonrió y le pregunto en que podía servirle, él le dio el nombre del libro que buscaba y luego le preguntó por lo más importante – De casualidad ¿no vio una chica de ojos castaños y cabellos rizados del mismo color entrar aquí? – La mujer enarco una ceja y asintió, mirándolo desconfiadamente, le pregunto que para que la buscaba – Es mi hermana, no he podido comunicarme con ella hoy y por casualidad la vi entrar aquí – Con eso basto para que la señora le indicara de inmediato donde estaba, al parecer su hermana era muy predecible, le dio las gracias diciéndole que al rato volvería la mostrado por el libro y fue hacía el área de niños.

Allí se encontró con la espalda de su melliza, a la cual no había visto en varios años – Así que, ¿cambiaste tu forma de vestir o estas vestida como empleada por otra razón? – Su voz era serena, con un ligero matiz curioso muy en el fondo, se había dado cuenta del uniforme que llevaban algunas de las chicas de la puerta y que llevaban el nombre de la librería, el mismo que tenía la chica puesto. Quería ver si Thea sería sincera con el ahora, o seguiría rehuyéndole, dudaba que pudiera irse tan fácilmente de esa librería.
code by HARDROCK




We are surrounded by story.
Shatter the sky with your thunder and wrath To honor the questions we ask Greatness is granted to those who betray I am the last of my kind Heaven and hell exist inside us We've found drown in your raging sea For I will be there when you die -------
avatar
Egmont A. Ainsworth
Sirrah » Member
Sirrah » Member

Mensajes : 58
Monedas : 380
Fecha de inscripción : 06/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chocolate -✖ Egmont A.

Mensaje por Thea D. Ainsworth el 1st Diciembre 2014, 2:13 am

Chocolate
Sus mejillas adoptaron un leve rosado ante la perspectiva de resultar predecible; y es que ciertamente ella no lo era, siempre terminaba sorprendiendo a los demás por la toma de decisiones en su cerebro, mas aquello nunca había funcionado con su familia, mucho menos con su mellizo que conocía todo sobre la castaña que intentaba inútilmente seguir concentrada en la lectura tan poco poblada de letras, mas bien, eran todos dibujos, unos trazos coloreados que le sonreían. Thea intentó contagiarse aquel gesto sonriente antes de mirar a su hermano; sin embargo, falló siquiera al intentarlo—. Creo... que es bastante obvio, ¿no es cierto? —cerró con suavidad el libro, volviendo a depositarlo en el estante junto con los demás. Estar en ese área especial, rodeada de libros que habían marcado su infancia, y cuyas adaptaciones solía disfrutar junto a su mellizo, no hacía más que acrecentar su culpa. Él era uno de los pocos quiénes, en vez de sentarse a su lado para criticar la cinta, fingía que le agradaba, que compartía tal pasatiempo con ella, solo para no herirla. Egmont siempre la había tenido presente, protegiéndola y hasta bromeando cuando la castaña hubo comenzado a fijarse en el sexo opuesto. ¿Y ella cómo se lo agradecía? Poniendo distancia entre ellos, ocultándole cosas que, como su principal consejero, ya debía estar al tanto; precisamente en el momento que se dieron los hechos—. Sé que tienes muchas preguntas, y yo demasiadas respuestas. Pero en algo acertaste, y es que, efectivamente, trabajo aquí —queriendo disipar la tensión entre ellos, se alejó del mueble lo suficiente para dar un giro completo sobre sus talones, demostrándole que no estaba apenada por portar algo como eso. Al contrario, ella lo vestía con gusto—. Así que, señor Ainsworth, ¿en qué puedo ayudarle? —el mismo tono dulce y gentil que empleaba con sus clientes adornó sus labios, en una dupla perfecta con la suave sonrisa que se dibujó en su rostro. Si tan solo su padre la descubriera en esa posición, sirviendo cuando ella debería ser la que diera las órdenes, a la que debían servir como digna portadora de su apellido y no al revés. Sin perder su postura, contempló la gallarda figura de su mellizo, encontrando que había crecido -todos los habían hecho, incluida sus primas- pero Thea sospechó que había algo más, que el crecimiento en su ausencia tuvo más consecuencias que las que le habían contado.
code by HARDROCK


avatar
Thea D. Ainsworth
Mirfak » Council
Mirfak » Council

Mensajes : 26
Monedas : 297
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Localización : Sir Thomas Malory University; Mirfak.

Ver perfil de usuario http://miracleofmelody.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Chocolate -✖ Egmont A.

Mensaje por Egmont A. Ainsworth el 13th Diciembre 2014, 12:39 am

Chocolate
Bueno ya que últimamente no te conozco tan bien como antes, mejor preguntar ¿no? – El no solía ser así con su hermana, ella era su melliza, su otra mitad, pero esa pequeña decepción que había sentido cuando se enteró que la castaña tan parecida a él se había ido de viaje sin aviso ni protesta y que había ignorado totalmente, enterrándolo en el fondo de sí parecía estarlo poseyendo ese día, una parte de él le decía que debía botar todo lo que pensaba sobre ese tema en ese momento, o la situación se alargaría mucho más y sería peor, ya que vivirían los próximos años relativamente juntos en el mismo lugar.

Dejo de mirarla para observar los libros, el de pequeño siempre acompañaba a su hermana a ver las películas inspiradas en dichos cuentos, al principio por acompañarla, luego por agarrarle también gusto aunque jamás se lo dijo a nadie, eran tonterías de niños pequeños, pero al ir creciendo esos libros y películas quedaron especiales para el chico, pues le recordaba esas noches con su hermana viendo la magia de los dibujos animados. Al escuchar que trabajaba allí solo pudo enarcar una ceja, eso sí que no se lo esperaba, si su padre se enteraba la mandaba a encerrar de inmediato, pero el chico se encogió de hombros mentalmente, por el la chica podía hacer lo que le viniera en gana, ya si tenía que intervenir ante su progenitor estaría por lo menos sobre aviso. – Por lo menos ahora sé a qué atenerme si de repente llega padre preguntándome por ti trabajando – Su mirada vuelve a la de su hermana, tan diferente a la propia. Una sonrisa divertida se posa en sus labios a pesar de la situación, prefería abordar todo con calma – Lo que vine a comprar ya lo está buscando la señora que tan amablemente me dijo dónde estabas – El moreno se recostó de uno de los estantes sin dejar de mirar a Thea – Pero ya que estas aquí, tengo una simple pregunta, ¿por qué?-.
code by HARDROCK




We are surrounded by story.
Shatter the sky with your thunder and wrath To honor the questions we ask Greatness is granted to those who betray I am the last of my kind Heaven and hell exist inside us We've found drown in your raging sea For I will be there when you die -------
avatar
Egmont A. Ainsworth
Sirrah » Member
Sirrah » Member

Mensajes : 58
Monedas : 380
Fecha de inscripción : 06/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chocolate -✖ Egmont A.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.