Últimos temas
» •• Presidentes de las Fraternidades
12th Marzo 2015, 5:06 pm por rascony

» HabíaUnaVez´[Élite]
5th Febrero 2015, 8:40 am por Invitado

» COVEN U.K. Normal {Cambio de dirección}
4th Febrero 2015, 2:23 pm por Invitado

» Under the Palmtrees (élite - cambio de botón)
24th Enero 2015, 7:50 pm por Invitado

» Cerberus Project [ Gay / Slash / Yaoi Amo x Esclavo ]-Normal-Confirmación
18th Enero 2015, 10:41 pm por Invitado

» Time of Shadows { Af. Elite }
18th Enero 2015, 1:16 pm por Invitado

» Cambridge Universidad (Afiliación élite aceptada)
12th Enero 2015, 1:52 pm por Invitado

» Rumour Has It - Confirmación Afiliación Normal Y Cambio de Botón
11th Enero 2015, 6:34 pm por Invitado

» •• Registro de Matricula
11th Enero 2015, 1:35 pm por A. Gabrielle Sorensen

Hermanos
Directorios
Elite [43/45]
Wilson Academy Ever After Kingdom
The New York City MAGNIFIQUE PARÍS Fruit of the poisonous tree
Under the Palmtrees
Créditos
•• Todas los gráficos del skin realizados en este foro pertenecen a #Snowy, los demás a sus respectivos creadores; nadie puede apropiarse de estos gráficos sin consentimiento previo, así como manipularlos.
•• Tanto skin, templates y otros códigos que puedan encontrarse en el foro, son de exclusividad para el mismo, cualquier similitud será tomada como plagio y denunciada como tal.
•• Los emoticones fueron creados por COOKIEMAGIK y ABFC de deviantart.
•• Agradecemos a Deviantart y SavageThemes por los recursos ofrecidos.
•• La historia e información que aparece en el foro fue creada por la administración, por lo tanto no se puede tomar sin permiso previo de la misma.



hi, darling • adara.

Ir abajo

hi, darling • adara.

Mensaje por Invitado el 11th Noviembre 2014, 10:12 pm

martes, 11 de noviembre; 19:12.

Las piernas de Frauke ya no daban más. Había hecho toda clase de cosas durante el día: desde sus clases de literatura observando al bello profesor explicando algo que a esa altura apenas recordaba, pasando por el agotador club de debate y el de canto, su garganta estaba totalmente arruinada. Le extrañaría que pudiera hablar a la mañana siguiente. Se aclaro la garganta con fuerza y se golpeó el pecho en un gesto tonto y muy poco delicado, sobre todo, nada femenino.

Se acercó a la máquina expendedora de snacks y bebidas. Palpo sus bolsillos en busca de alguna moneda; acción que resultaba muy cómica para cualquier espectador que estuviera por allí. Finalmente, encuentra alguna por allí y la introduce en la máquina. Elige uno, el mismo queda atascado y se niega rotundamente a caer.

¡Vamos! Vamos, mierda, ya sal —pateó el objeto de manera poca amable y el maldito snack al fin cayó. Prosiguió con la bebida y tomo ambos. Esbozo una de sus más encantadoras sonrisas, y prosiguió su paso, directo a encontrarse con una de sus amigas. Necesitaba despejarse un poco de toda el agotador y muy activo día con algún que otro chisme compartido por allí. No era muy fanática de los cotilleos, pero de vez en cuando no le venía muy mal algo así.

Movía sus femeninas caderas por toda la universidad, lanzándole alguna que otra mirada inquiriendo coqueteo a algún que otro chico que consideraba guapo. Claro que era una chica muy exigente, así que esos no podían ser demasiados. Alcanza los rosedales: el lugar pactado con Adara.

¡Ábreme!:
Oye, oye, lamento la tardanza y lo corto del post; andaba sin ningún tipo de inspiración. Prometo más para el próximo *-*

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hi, darling • adara.

Mensaje por Invitado el 11th Noviembre 2014, 11:40 pm

Con el paso del tiempo Adara se acostumbró a caminar por los pasillos del Sir Thomas como si le perteneciera. A pesar de que era solo su segundo año en aquella casa de estudio, la joven se conocía el lugar de pies a cabeza. Bueno, tal vez algunos, muchos, lugares se le escapaban pero era muy cabezota para reconocerlo. Bastó solo unas cuantas salidas en la noche para encontrar su lugar favorito en aquel lugar. El jardín era bastante amplio y hermoso pero las rosaleda lograban cortarle la respiración con aunque solo las mirara de reojo. Aquellos arbustos espinosos se alzaban alrededor del camino, pero solo quienes se detenían a observar de cerca podrían notar que detrás de ellos había un pequeño claro. Llámala audaz o desquiciada pero tras cruzar esos arbustos, ganando algunos raspones, encontró que aquel lugar era su pequeño paraíso. Bueno, y el de su amiga también. Pero que podías esperar cuando Nika era su mejor amiga y la que casi nunca la comprendía.

Pensar en su amiga la hizo sonreír. Allí acostada sobre el césped frío y rodeada del aroma de las rosas pensó que no todavía no entendía como ella y la joven Frauke eran tan buenas amigas. Eran dos polos opuestos, pero al mismo tiempo eran parecidas y con sus diferencias eran prácticamente como la misma persona. Era tan complicado que lo mejor era no seguir pensando en ello. Eran amigas y ya. Fue mucho tiempo atrás cuando se conocieron en aquel prestigioso internado que cada una encontró a la otra una manera de soportar aquel encierro.

Empezó a mover sus manos y piernas como si intentara hacer un ángel sobre el césped y solo se detuvo cuando se dio cuenta que estaba haciendo algo verdaderamente ridículo. Levantando una de sus manos comprobó la hora en su costoso reloj – ¡Mierda! – murmuró faltaba solo media hora para su siguiente clase y la rubia todavía no parecía. Empezó a tararear alguna canción que vino a su mente con impaciencia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hi, darling • adara.

Mensaje por Invitado el 12th Noviembre 2014, 8:12 pm

Faltaban exactamente unos veintisiete minutos para la siguiente y última clase de Veronika. Tenía que apresurarse si quería tener una bonita y apasionada charla de amigas con Adara. Desde su punto de vista Adara era una de esas personas únicas en el mundo en las que puedes depositar tu confianza, además de tener garantizada cierta honestidad que bien ocultaba de muchos otros. Si bien tenían personalidades algo opuestas, también compartían algún que otro punto por allí. Tenían opiniones parecidas en muchos casos y eso ayudaba bastante.

Abrió la bebida en medio de su camino, mientras intentaba ágilmente sostener el snack con su brazo, apegándolo a su cuerpo. Esa tarde había hecho tiempo suficiente como para darse un último cambio de ropa por la residencia, incluso se había tomado el tiempo de hablar con algún que otro miembro del consejo y darles alguna que otra sugerencia. Así era ella: no se callaba para nada. Si había algo que pudiera hacer por su propia comodidad, sin duda lo haría.

Así que llevaba un bello vestido de flores ese día. Había pensado en ponerse unos jeans y vestirse a un estilo más "rebelde", pero su poco instinto femenino le había dictado que tenía que vestirse al mejor estilo princesa aquel día. Y lo hizo.

Alcanzó los rosedales al fin: un pequeño festejo en su interior. Se sintió ansiosa y repentinamente animada al punto de casi ponerse a aplaudir y saltar como toda una niña pequeña. Se contuvo y comenzó a buscar ese pequeño lugar escondido entre los rosedales que compartía con Adara. Era algo así como un lugar de ritualización. Su lugar especial. Otras chicas tenían un parque de diversiones o un local de venta de ropa, o incluso su shopping al que siempre iban y consideraban su lugar favorito en el mundo. El de ellas era un escondite en el rosedal de las afueras de la universidad ¿Qué podía decir? Eran bastante originales.

La captó haciendo angelitos en el césped. Soltó una risa tonta y se cubrió la boca por sí acaso: —Oye, tú —dijo, para llamar la atención de la pelirroja. Les quedaban apróximadamente unos veinticinco minutos de conversación antes de que tuvieran que alejarse—. Tengo muchas cosas que contarte.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hi, darling • adara.

Mensaje por Invitado el 13th Noviembre 2014, 12:12 am

Al sentir que alguien se acercaba se levanto de golpe y levanto las manos en puños fue entonces cuando vio a su rubia amiga aparecer. Apartando el cabello de su cara se preguntó que hubiera hecho si no era su amiga quien hubiera cruzado esos arbustos seguramente no hubiera usado los puños, así que aquello debió verse absurdo. – ¡Hey, rubia! – saludó a su amiga y luego apoyó sus manos detrás de sí para reclinarse un poco y observarla entrar a aquel espinoso lugar.

Sería una ilusa si pienso que ese snack era para mí ¿no? – Observó detenidamente y notó que ya estaba abierto así que bufó y se giró para hurgar dentro de su bolso – Igual no lo quería. ¿Sabes cuantas calorías tiene eso? – señaló mirando a su amiga con una ceja arqueada y usando ese tono de voz chillón de niña malcriada que la rubia tanto odiaba. Sacando el snack que llevaba consigo se lo mostró a su amiga y relató como si estuviera en una publicidad televisiva  – Yo cuido mi cuerpo comiendo… - se detuvo para mirar el nombre de aquella barra que tenía más sabor a lápiz que a algo comestible y se encogió de hombros antes de continuar -… lo que sea que es esto. Cuida mi figura y disfruto de una buena alimentación.- terminó giñando el ojo y con una sonría tan falsa que o engañaría ni a un muerto. Pero así era ella cuando estaba con su amiga, era esa confianza y lealtad que la mantenían unida tras el paso de los años. Adara podía decir cualquier idiotez y no se sentiría rechazada por su amiga… bueno, habían sus momentos en que ambas empezaban a cuestionarse pero el valor que tenía hacía Nika era increíblemente alto.

-En realidad mi madre ha cambiado toda mi dieta y ahora vigila cada cosa que como – le comentó a su amiga mientras volvía a revisar la empacadura del producto. El control de su madre estaba llegando a límites insospechados, pero en vez de preocuparse la pelirroja se lo tomaba a la ligera.  Lo único que tenía que hacer era fingir los fines de semana cuando estaba con su madre, o en alguna comida en la que asistieran además de una que otra vez con sus “hermanas” de fraternidad para evitar que alguna fuera con el chisme. En todo lo demás Adara era dueña de su vida, o eso creía ella. – Vamos a ver… Suelta toda la información que tengas – le dijo sonriendo a su amiga.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hi, darling • adara.

Mensaje por Invitado el 13th Noviembre 2014, 3:30 pm

Teme lastimarse las piernas al cruzar, así que pone cuidadosamente una pierna tras la otra. Todo estaba saliendo perfecto hasta que sencillamente una espina se le mete en la piel, precisamente en la parte anterior de el gemelo izquierdo. Profiere un insulto que suena más como un balbuceo incoherente y se sienta en el césped, junto a la chica, intenta quitarse la espina con sumo cuidado y no lo logra dado a sus dedos tan angulosos y sus uñas tan poco afiladas.

¿Acaso crees que te traería un snack? ¿A ti? —dice, con una risa tonta; rueda los ojos mientras escucha a la chica hacer todo ese espectáculo sobre la barra de cereal. A veces le gustaría tener padres que se preocuparan por ella como Adara los tenía, pero con el paso de los años casi se había acostumbrado, se había vuelto independiente, a decir verdad. Siente una molestia en el estómago cuando escucha ese tono de voz en su amiga; le fastidiaba en las demás y mucho más que lo usara una de sus personas más cercanas, pero siempre le sacaba risas, así que acababa disipándose sin problema alguno.

Deja la bebida en el suelo, después de unos minutos intentando equilibrar la misma.

Hace una mueca tonta cuando la chica hace esa cosa que se parece mucho a una sonrisa— Bueno, no creo que pueda vigilar mucho tu alimentación si no está aquí, ¿cierto? —implica Frauke con un gesto bailarín hecho por la mano que ahora está sosteniendo el snack. Se lo acerca y comparte el paquete con ella como excelente amiga que es—. Además, no necesitas una "buena alimentación" —deja en claro esas comillas haciéndolas con sus dedos en el aire—, estás bien, tu cuerpo está bien aunque... —hace una pausa, se lleva una papa frita a la boca antes de continuar con la oración suspensiva que ha dejado, mira hacia arriba como si intentara recuperar su voz—¿crees que ella te está diciendo que estás gorda al recomendarte una dieta? —lo comenta con una mueca en su rostro que señala disgusto claramente.

Muchas veces decía cosas sin la menor intención de sonar grosera, pero lo hacía inevitablemente. Sonaba mal, claro que sí, pero ¿qué podía decir? Era una chica sin pelos en la lengua, no se pasaba nada, aún así era bastante dedicada a sus amigos; de vez en cuando, los cuidaba mucho mejor que a sus propios hermanos aunque estos tuvieran el privilegio de la sangre. Pasada toda la escena, prosiguió con el secreto que tenía muy bien guardado y que había conseguido, como siempre, de buena fuente; a último momento decide ponerle un poco de suspenso a la cosa:

Es sobre la hija de la decana...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hi, darling • adara.

Mensaje por Invitado el 16th Noviembre 2014, 3:44 pm

Sonriendo espero a que su amiga tomara asiento a su lado para tomar una posición decente sin que pareciera que estaba limpiando el suelo y frunció el ceño cuando notó el vestido de su amiga - Excelente elección para venir a la rosaleda - Le dijo levantando su pulgar como forma de aprobación aunque, claro estaba, era puro sarcasmo. Aquello le llevó a autoevaluarse a si misma y juzgar los viejos jeans que llevaba puestos. Amaba estar cómoda aunque su ropa la hiciera lucir como pordiosera, algunas veces, ya que no siempre podía permitirse el lujo de andar en converse. A pesar de lo femenina que era Adara, andar de un lugar a otro en tacones de 15cm era un deporte en el que no estaba interesada en participar.

Puso los ojos en blanco y le lanzó a su amiga el snack que tenía en manos, obviamente fallo, ya que su intención no era golpearla. - Eres tan insufriblemente detallista - se burló suspirando como si fuera una de las cualidades que más adoraba de su amiga. El snack cayó entre los arbustos y la pelirroja se arrastró hasta ellos. Con cuidado se agachó y tendió la mano para agarrar aquella barra del demonio. Escuchó a su amiga sacar conclusiones y eso dibujo una sonrisa en su rostro. - Exacto mi querida, Watson – dijo riendo mientras tomaba unas papas del snack que le ofrecía su amiga - Mientras esté aquí podré comer todas las pizzas y las hamburguesas que ella tanto detesta – dijo mientras cerraba los ojos  y disfrutaba del ambiente. Respiró profundo como si solo con eso  pudiera fundirse con la libertad que allí se sentía. Tanta tranquilidad parecía ficticia y ni siquiera se preocupó por revisar nuevamente el reloj y contabilizar cuanto tiempo le quedaba en aquel paraíso.

Como si se sintiera ofendida abrió un solo ojo y miró a su amiga de manera molesta antes de soltar una carcajada. Estaba acostumbrada a los comentarios de la rubia. Esos que cuando menos lo esperabas boom, atacaba.– Hace tiempo que deje de pensar las razones de las ordenes de mi madre – encogerse de hombros se había vuelto una acción propia de la pelirroja cuando de hablar de su madre se trataba. – ¿Tu si piensas que estoy gorda? – chilló con fingida sorpresa. No había nada en el mundo que le importara menos a Adara que eso. Bueno, o tal vez si. Arqueó una ceja y miró directamente a su amiga. - Veronika Frauke, si vienes a mi con un chisme será mejor que te lo guardes... - le dijo seriamente y se acostó nuevamente en el suelo. No había nada que detestara más que cotillear. Bueno, podía hacerlo de vez en cuando, sobre todo con Nika, pero era divertido hacerse la dura - A menos que se trate de aquel rubio guapo que te dio su número el fin de semana - poniendo los brazos detrás de su cabeza cerró los ojos nuevamente en completa paz.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hi, darling • adara.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.