Últimos temas
» •• Presidentes de las Fraternidades
12th Marzo 2015, 5:06 pm por rascony

» HabíaUnaVez´[Élite]
5th Febrero 2015, 8:40 am por Invitado

» COVEN U.K. Normal {Cambio de dirección}
4th Febrero 2015, 2:23 pm por Invitado

» Under the Palmtrees (élite - cambio de botón)
24th Enero 2015, 7:50 pm por Invitado

» Cerberus Project [ Gay / Slash / Yaoi Amo x Esclavo ]-Normal-Confirmación
18th Enero 2015, 10:41 pm por Invitado

» Time of Shadows { Af. Elite }
18th Enero 2015, 1:16 pm por Invitado

» Cambridge Universidad (Afiliación élite aceptada)
12th Enero 2015, 1:52 pm por Invitado

» Rumour Has It - Confirmación Afiliación Normal Y Cambio de Botón
11th Enero 2015, 6:34 pm por Invitado

» •• Registro de Matricula
11th Enero 2015, 1:35 pm por A. Gabrielle Sorensen

Hermanos
Directorios
Elite [43/45]
Wilson Academy Ever After Kingdom
The New York City MAGNIFIQUE PARÍS Fruit of the poisonous tree
Under the Palmtrees
Créditos
•• Todas los gráficos del skin realizados en este foro pertenecen a #Snowy, los demás a sus respectivos creadores; nadie puede apropiarse de estos gráficos sin consentimiento previo, así como manipularlos.
•• Tanto skin, templates y otros códigos que puedan encontrarse en el foro, son de exclusividad para el mismo, cualquier similitud será tomada como plagio y denunciada como tal.
•• Los emoticones fueron creados por COOKIEMAGIK y ABFC de deviantart.
•• Agradecemos a Deviantart y SavageThemes por los recursos ofrecidos.
•• La historia e información que aparece en el foro fue creada por la administración, por lo tanto no se puede tomar sin permiso previo de la misma.



Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 11th Noviembre 2014, 6:01 pm


No le gustaba admitirlo, no quería hacerlo, pero tampoco podía ignorar el hecho de la curiosidad que tenía hacia ella. Cameron se lo había dicho y hasta advertido en el pasado, tarde o temprano todo explotaría y de qué manera, no pensó que Nenné, sabiendo la clase de madre que tenían, iba a ir con el chisme, su hermana había sufrido los peores desplantes por parte de Ivanna y su propio padre, era la hija no querida de ambos lados y por la única razón que ese hombre le había dado su apellido fue por amenazas. A veces se la llevaba algunos fines de semanas cuando ella estaba más pequeña, pero luego de notar que el padre de Nenné no la quería como Sam lo hacía con él, había impedido aquello, pero claro, había pensado que la lealtad de su hermana estaba para con él, no para Ivanna, vaya mierda; no necesitaba que nadie le dijera que Manzanita no era la chica en la cual tenía que poner sus ojos o cualquier cosa, bastante tenía viviendo con el odio sin sentido de su madre hacia aquel hombre como para meterse en una pelea sin sentido. Volver a ver a Candice no estaba dentro de sus prioridades y mucho menos, verla en la universidad tres años atrás había sido una sorpresa y ahora seguía siéndolo, mas también estaba la curiosidad de saber cómo se había convertido en esa chica.

La voz del otro lado de la línea lo regresó a la realidad.  —Sí, es buen precio pero quieres el lugar por una noche completa para tu fiesta, un sábado, necesito mejor oferta, el lugar un sábado por la noche tiene mejores ganancias, sino está dispuesta a pagar por lo menos el doble, no hay trato— terminó. Alquilar su bar por una noche a unas de las amigas de su hermana no era cosa que le hacía gracia.  Tenían 23 años, solamente sabían de chicos, moda y cualquier cosa que no necesitara mucho desempeño, lo último que deseaba era terminar con su lugar lleno de personas irresponsable. Los amigos de Nenné eran menores que los suyos, más escandalosos y ridículamente con falta de atención. —Sí, sé que eres amiga de mi hermana, pero el lugar es mío, a menos que redoble la ofertas  buscarás otro lugar donde hacer tu fiesta— y era que su bar estaba en el mejor lugar de Londres, se había encargado de eso cuando decidió tener su propio negocio. Sam no se había negado, siempre le hubo demostrado a su padre que era muy capaz, lo único que exigió era que si iba a invertir en un lugar, lo hiciese en uno transitado y así fue.

—Tengo cosas que hacer. Si estás dispuesta a una mejor oferta esperaré tu llamada, sino, suerte en encontrar un lugar para tu fiesta— dicho aquello terminó la llamada. Por lo general muchas personas pedían alquilar el bar por alguna noche  y mucho más los días festivos y de gran celebración, no era ofertas las cuales rechazaba, sin embargo, sabía cómo conseguir una jugosa paga por el lugar  y claro, se aseguraba que nadie, absolutamente nadie tocara la habitación del segundo piso del lugar, pocos de los empleados sabían lo que allí había, nunca le había dicho a Nenné lo que allí había, era su única forma de escapar de los dramas de Ivanna y ella. Se quitó un guante, se acercó hasta la mesita y tomó un largo sorbo de su botella de agua para luego volver a colocarse el guante de boxeo. Estaba por regresar a golpear el saco de arena cuando escuchó murmullos, observó sobre su hombro y desde allí vio lo que llamaba la atención de algunos, un grupo chicas quienes acababan de entrar al gimnasio y claro, ella tenía que estar entre ellas. Sí, la ropa de deporte le quedaba bien y desde que había sabido la hora de ella ir a su clase de yoga y deporte, a veces se encargaba de estar en el gimnasio, tenía curiosidad de donde habían salido aquellos pechos, estaba tan plana como tabla de surf cuando la conoció que ahora no entendía nada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 12th Noviembre 2014, 2:16 am

No había dormido bien la noche anterior, rodaba por su cama, no podía conciliar el sueño. Se sentía incómoda, y tenía una mezcla entre preocupación y rencor. Cada que la fecha innombrable estaba por llegar, la rubia se volvía distraída, callada y es que ni los años podían borrar esos acontecimientos que la marcaron. Durante el día se concentró en sus clases, en leer un par de libros, ya que si cerraba los ojos por un segundo, su mente de llenaba de viejos y agradables recuerdos. Recordaba el balcón con vistas a la ciudad y él a su lado. Era un lugar que ofrecía intimidad, un momento a solas para ellos dos. Rara vez pasaban un rato a solas, tenían que escabullirse cada vez que tenían la oportunidad porque los padres de Candy no estarían de acuerdo con su noviazgo, y vamos, una chica de doce años con un novio un poco mayor que ella no era para nada normal. No es que ella pudiera culpar a sus padres por querer protegerla, más ella se sentía feliz, ¿quién no estaría feliz con su primer amor?. Claro, luego le rompería el corazón y se marcharía sin despedirse, patán, idiota.

La rubia alzó la mirada luego que sus oídos fuesen alcanzados por una voz femenina, la cuál se intensificó cada vez más.—¿Recordando el aniversario del infierno?, aún sigo pensando por qué mejor no te consigues un novio y dejas de pensar en quién te hizo daño, eres linda, inteligente, más de un chico quiere salir contigo, Candy —una sonrisa se dibujó en sus labios tras las palabras de su amiga. Ella también se preguntaba lo mismo, pero no estaba lista para una relación, eso requería tiempo, entrega y lo cierto es que no podía permitirse enamorarse otra vez, al menos no ahora.—Pensé que estarías ocupada con tu chico y que tendría que ir sola al gimnasio —Dijo con un atisbo de gracia mirando desde su lugar la entrada del gym, suplicaba mentalmente que el hombre no estuviese allí, últimamente parecía que Jordán permanecía en el gimnasio justo a la hora de sus clases de yoga y eso lo odiaba, ya suficiente tenía con soportar los arranques de su odiosa hermana cómo para también soportarlo a él.—Un año más, Candy, un año más —murmuró, en un año sus problemas se terminarían, él se graduaría y con suerte su fastidiosa hermana dejaría de molestar o con suerte quizás dejaría esa universidad.

Nada más al llegar a la entrada del Gym otras dos chicas más se acercaron a ellas. —Listas para la clase? —Preguntó una de las nuevas chicas. La rubia y su amiga Molly asintieron con una sonrisa y entre una amena conversación, entraron en el lugar. Los verdes ojos de la rubia recorrieron el lugar, no tuvo tanta suerte pues el moreno estaba allí, ejercitándose, ya con el hecho de tener su presencia en el gimnasio le arruinaba el día. Respiró profundamente una, dos, tres veces, más la calma no llegó.—Sólo ignóralo, él ya no representa nada para ti...bueno, rencor solamente, juro por dios que si su hermanita aparece por aquí, seré yo quién le de una lección, ¿Tan pesada es esa familia? —Preguntó una Molly curiosa, ella era testigo de las  una y mil veces en que Nenné molestaba y más de una había intervenido para ponerla en su lugar, más Candy se valía por si sola para lidiar con la tipa esa.—No tienes idea, Molly —Le respondió. Candy no parecía molesta ya que intentaba tomarse con calma todo lo relacionado con él, además ¿qué sabía Jordán?. En el presente apenas se conocían el uno al otro, habían pasado varios años, él no era el mismo, ella tampoco. Caminó con sus amigas hasta el área final del GYM, no sin antes dirigir una mirada de advertencia a Jordán, una de 'no me jodas'.

Un hombre rubio y atlético las esperaba, el instructor, quien las guiaba durante la sesión de yoga.—Uff...quién no asistiría a clase de yoga con un instructor tan mono —una sonrisa pícara invadió los labios de Molly.—Debiste aceptar su invitación —Agregó con un ligero tono de desaprobación. Si, unos días atrás hubo recibido una invitación de ese chico, una que rechazó al instante.—Tomen asiento chicas, vamos a iniciar con la posición de loto —Dijo el hombre con una amplia sonrisa, con sus ojos clavados en Candy, quién se ruborizó al instante. Se quitó los tenis deportivos y acató las indicaciones del instructor. Se sentó en posición de loto y cerró sus ojos, buscando desesperadamente 'su paz interior'. —Trata de tener la espalda un poco mas recta —El susurró del instructor le estremeció, el hombre se había posicionado tras ella, apoyando sus manos sobre los tensos hombros de la rubia. Se irguió un poco más y segundo más tarde el hombre se alejó.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 12th Noviembre 2014, 11:18 am

Giró completamente sobre sus talones para poder observar mejor a las recién llegadas, Candice parecía buscando algo y mientras se deslizaba por el lugar acompañada de las otras chicas, su mirada se detuvo repentinamente sobre la verde de él, no apartó la mirada y ella tampoco lo hizo, lo miró como quien advierte algo y solamente pudo sonreír de medio lado cuando ella se alejó hasta el final del gimnasio y entraba por una puerta. El salón de yoga estaba al final del lugar, puertas y paredes de cristal las cuales permitían ver hacia el interior. La mirada verde de Jordán no se apartó del lugar o de Candice, la observó sentare en posición de loto luego de quitarse las zapatillas de deporte y observó su recta espalda. No tenía algún sujetador de deporte como lo traía unas de las chicas, llevaba una camiseta de tirantes que dejaba el borde de su estómago descubierto y unos pantalones licras debajo de las rodillas. Quiso regresar a su saco de arena y seguir practicando, pero lo único que pudo hacer fue terminar de quitarse los guantes y dejarlos junto a su toalla para regresar la mirada a las chicas y encontrarse con la desagradable sorpresa de aquel aspirante a entrenador personal deslizando las manos sobre los hombros de la rubia.

Deseó golpearse, darse una bofetada cuando algo se encendió en su interior, no debía sentir nada ante lo que veía, sin embargo, lo hacía. Siempre era igual, observando la clase de deporte de la rubia y terminar jodidamente enojado por observar como aquel estúpido aprovechaba cualquier contacto para dirigirle una miradita estúpida. Entrecerró los ojos, tomó su botella de agua de mala ganas y se acercó hasta el final del gimnasio, a la mierda todo, si seguía observando día a día como algún inútil se acercaba a Candice, tendría que golpear a alguien. Abrió la puerta y automáticamente las cabezas giraron hacia él. —Creo que puedo necesitar algo de relajación— fue todo lo que dijo cuándo el sujeto lo observó. —Estamos completos pero supongo que puedes quedarte— aún cuando no pudiese quedarse, lo haría. Escuchó algunos susurros y prefirió ignorarlos, allí estaba una amiga de Nenné y sabía que le iría con el chisme, jodidas mujeres chismosas. El chico estuvo por indicarle algún espacio libre, pero lo ignoró, se sentó justamente tras la rubia, no la podía tocar si él estaba detrás y sonrió. Empezó a escuchar sobre buscar la paz interior, el respirar y exhalar, que si eran uno con su cuerpo y él lo único que hacía era observar la espalda de la rubia y entonces, mientras aquel sujeto hablaba y las chicas permanecían con los ojos cerrados, acercó unos de sus dedos al cuello de la rubia y lo deslizó por su espalda, hasta el final de esta donde la camiseta de tirantes se había levantado rebelando más piel de lo normal.

—Supongo que puedo hacer esto si tomamos en cuenta que has dejado que ese sujeto te toque más de una vez—  se había inclinado hasta ella para susurrarle aquello.  —Hagamos que soy tu instructor y me dejas tocarte, Candice— volvió a susurrar mientras detenía el dedo en la parte baja de su espalda y frotaba con lentitud. —¿Sucede algo?— fue la pregunta de aquel sujeto y rápidamente dirigió su mirada hasta éste. —No— fue la respuesta seca de Jordán y regresó a su posición, no sin antes dejar unas de sus grandes manos sobre el hombro femenino y apretar con ligereza, tenía que dejarle claro a ese intento de instructor que él tenía aún más derechos de tocarla. Sí, no tenían nada, la había dejado en el pasado pero no era ignorante hacia ella luego de volverse a encontrar en la universidad. Sabía que no tenía novio, por lo menos nada relacionado había escuchado sobre aquello, Candice en el pasado era una chica enamoradiza, creía en el amor y todas aquellas cosas rosas, seguramente estaba esperando aquello o si lo tenía lo hacía fuera de la universidad.  El chico observó a la rubia y luego a Jordán y aquello no le gustó. —Será mejor que dejes de mirarla y regreses a las instrucciones, aún cuando eres estudiante, en estos momentos eres una especie de profesor para ella y está prohibido que la mires como lo haces— su voz fue en advertencia, le importaba poco lo que pensara aquel sujeto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 12th Noviembre 2014, 11:36 pm

Relajación, una palabra muy completa si se lo preguntaban. A pesar de que efectivamente consiguió relajarse, el momento duró poco. La interrupción de un invitado no deseado fue el causante de que su mal humor saliera a flote.—Creo que puedo necesitar algo de relajación—Candice resopló, buscando en  ese geste un mínimo alivio, ¿Qué intentaba ese hombre?,, ¿No bastaba con sus sonrisas burlonas, ahora también tendría que soportarlo en la única parte del día donde verdaderamente se relajaba?, detestaba esa actitud,él terminó con la relación y actuaba cómo un ex acosador. Retomó una actitud despreocupada o lo intentó al menos. Lo sintió sentarse a su espalda; Una sensación muy parecida a la que siempre se presentaba justo antes de una competencia de natación, se apoderó de su estómago y el pesimismo más negro, de su cabeza. Él no dejaría de molestar. Ladeó su rostro hasta mirarle por encima del hombro, trató de encontrar algún atisbo de razonamiento en los ojos de Jordán, pero siempre había sido un testarudo y a la hora de hacerlo reaccionar se convertía en un verdadero fastidio. Se quedó callada, a veces el silencio era una respuesta más directa. Su mirada volvió a su instructor, lo ignoraría, él quería alterarla, fastidiarla, no le daría el gusto.

¿Qué demonios tenía esa hombre? ¿Por qué la afectaba de esa forma? Y ahora ella se atrevía a humillarla con su presencia. Ese tonto no tenía ni la más mínima idea de que ya no era la misma de antes.Se estremeció ante su caricia, si bien años atrás aquello hubiese sido algo fascinante, ahora le causaba incomodidad y repulsión, se mordió la lengua para no soltar una mala palabra.—Supongo que puedo hacer esto si tomamos en cuenta que has dejado que ese sujeto te toque más de una vez— Ella hizo caso omiso del comentario y siguió con la vista al frente, ¿qué demonios le importaba a él?. —Hagamos que soy tu instructor y me dejas tocarte, Candice —Imbécil, pensó la rubia. ¿Qué esperaba? ¿Qué siguiera siendo la misma de antes?, ¿O la tomaba por zorra cómo las amiguitas que tenía?.  Le lanzó una mirada llena de odio.—No tienes tanta suerte, estúpido — Ahora mismo, Candy miraba al moreno sin comprender nada,  no hacía más que ver a un completo desconocido como si nada hubiese pasado entre ellos. En el momento que el instructor preguntó si algo pasaba, estuvo tentada a decirle que sí, que sacara a ese idiota de la clase, pero si lo hacía, todos se darían cuenta que algo pasaba y tampoco le quería dar demasiada importancia a un hombre cómo él. Sacudió su hombro, buscando liberarse del contacto con él.—Será mejor que dejes de mirarla y regreses a las instrucciones, aún cuando eres estudiante, en estos momentos eres una especie de profesor para ella y está prohibido que la mires como lo haces—¡No, no, no!, él no podía estar diciendo aquello, ¿qué pensaría el instructor?, ¿qué pensarían las demás chicas?.

La rubia ladeó su cuerpo,  pudo por fin clavar atentamente su mirada sobre la de él. Esos ojos verde oscuro, como las aceitunas. Lo más perturbador en su cara eran eso labios.—¿Y debería tomar en cuenta tus palabras por qué....?, ¿Eres su novio acaso?.. —pregunto el instructor con una mirada desafiante, estaba claro que las palabras de Jordán no le hacían gracia pero tampoco le afectaban. Se levantó sin poder mirar al rostro a su instructor.—Tú y yo tenemos que hablar —Le aclaró a Jordán, interrumpiéndole ya que parecía que el moreno deseaba seguir 'conversando' con el rubio.  Le miró amenazante, sin quitarle el ojo de encima. Estaba claro que ella no quería hacer una escena frente a sus amistades, salió de la habitación y esperó a que Jordán hiciera lo mismo.—¿Realmente eres un retrasado o simplemente un idiota? —Con esa pregunta recibió al moreno. ¿Qué hacer en esa situación?. Las palabras esta vez no solucionaban nada, sino que complicaban más las cosas. Lo cogió del brazo y lo llevó hasta un rincón, no necesitaba las miradas de las amigas de Nenné sobre ambos, su hermana era tan tonto que pensaría que ella se acercaba a su hermano, cuando no era así. Al detenerse le soltó el brazo con algo de brusquedad, tal cual su contacto le quemara la piel.

—¿Qué pretendes?, ¿Qué pasa por esa estúpida mente, uh? —Preguntó cabreada. Candy buscó en el rostro de él algún signo de vergüenza, de arrepentimiento por lo sucedido, pero solo encontró una expresión muy similar a la que exhibiría alguien que ganaba algún tipo de competencia. Eso fue lo que la impulsó a continuar. Si lo hubiese visto afectado, habría dejado su mal humor, pero no, el estúpido se divertía con la situación.—No quiero seguir así, ¿No puedes mantenerte lejos?, no tienes derecho a molestar, a entrometerte en mis asuntos y mucho menos a tocarme, no te comportes cómo un estúpido ex celos, suficiente tengo ya con soportar tu hermana —Sabía que sus palabras le molestarían y por eso mismo le decía todo aquello, si las cosas estallarían entre ambos, que lo hicieran de una maldita vez.—¡Deja de sonreír estúpido! —Golpeó el pecho del hombre, importándole poco que las personas que se ejercitaban dirigieran su mirada en su dirección.


Última edición por Candice Applewhite el 13th Noviembre 2014, 4:33 am, editado 2 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 13th Noviembre 2014, 1:58 am

Jordán no era de los que perdían el tiempo o explotaban tan fácilmente con terceras personas, se necesitaba tener un carácter controlador para poder controlar a su madre y a Nenné, si hubiese sido de otra manera, hacía mucho tiempo que hubiera desaparecido pero no, allí estaba dando cara a los dramas familiares y no dejaría que ese intento de entrenador lo arruinara. Lo observó detenidamente al escuchar la pregunta y estuvo tentado de decirle que sí, que era el jodido novio de la chica a la cual no había dejado de mirar pero no dijo nada, solamente le sostuvo la mira en declaración de reto. No daría su brazo a torcer, no se movería de allí para complacer a aquel sujeto o por lo menos aquellos eran sus planes antes de escuchar la exigencia de la rubia y luego verla salir, sonrió triunfal y rápidamente, tomando su botella de agua, se puso de pie y la siguió ante las atentas miradas de todos. — Realmente eres un retrasado o simplemente un idiota?— fue la pregunta con que lo recibió cuando se detuvo frente a ella. Arqueó una ceja y la miró como si le hubiese salido una segunda cabeza. Sin duda, todo parecía que la rubia estaba más que bien con su intento de instructor, los siguientes reclamos de ella solamente se lo confirmaron.

La sonrisa del rostro masculino desapareció, su semblante se endureció y la observó largamente. —¿Pretender?— preguntó con ligera burla, cruzando los brazos sobre el pecho. —Nada, Candice. No pretendo nada, solamente deseo observar que tanto dejas que ese tipo te toquetee— fue la dura repuesta de Jordán. —No te hagas la inocente. Eres la única que anda tocando a su antojo y no puedes negarlo— sí, no  le debía importar aquello pero le importaba demasiado, había observado desde la distancia cuando ella tomaba aquella clase, había tenido que soportar los comentarios de su hermana referente a ella y no lo negaría, a estas alturas pensaba que Nenné tenía razón. —Estoy empezando a creer lo que dice Nenné y créeme, no es nada lindo, Candice— le dijo sin apartar su verde mirada de la de ella. —No me gusta pensar que te has convertido en una zorra sin corazón sedienta de la atención masculina. Es desagradable pensar eso de una ex novia la cual recuerdo como una chica alegre y muy simpática— y Candice había sido su única novia o la única chica la cual había besado luego de interesarse en las mujeres, había sido el último beso que le había dado a alguna mujer. Él no besaba, era algo de muestra desconfianza e intimidad, no tenía eso con nadie y sobre todo, no besaría bocas las cuales habían tenido alguna polla en su interior que no fuese la suya, era asqueroso.

No besar era un código para él, quizás por eso la rubia frente a él había sido únicos besos y su única novia. Ninguna niña de doce años había estado jugando a lo adulto, era por esto que había querido besarla; a la edad de 16 años únicamente había tenido confianza en Sam, Ivanna había destruido su confianza y niñez en prácticamente dejarle la crianza de su hermana a muy temprana edad, no había confiado en ninguna mujer, la vida de su padre estaba llena de mujeres y su progenitora no era la figura femenina que pudiese admirar, encontrarse con Candice y volverse amigo de ella había despertado curiosidad en besar a alguien y confiar en el acto, aún cuando tenía 16 años y su experiencias con las mujeres hubiesen empezado un año antes, en los besos que había compartido había hecho falta algo, algo que no conocía y que conoció cuando besó a Candice, fue por ello que luego de aquello no había querido besar a nadie. No encontraría una boca tan pura como la de una chica de doce años. Pestañeó para apartar los pensamientos  del pasado, no era bueno recordar aquello cuando la actitud de la rubia le dejaba claro que nada de aquello quedaba en su boca. —¿Desde cuándo te convertiste en el pedazo de carne que todos quieren morder?— le preguntó. —Piensa bien tu repuesta, no estoy para mierda, Candice. No me gusta lo que he visto por estos tres jodidos años—

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 13th Noviembre 2014, 3:32 am

Esperó en silencio, con los brazos cruzados sobre sí misma y la mirada perdida en algún punto de la pared, evitando a toda costa cruzar su mirada con la del sujeto. ¿Y ahora qué, debía soportar sus reclamos? ¿Tenía la obligación de explicarle lo sucedido?. Por supuesto que no, ¡Dios!, apenas podía creer el cinismo en ese idiota. Daba igual, hablar con Jordán sería una perdida de tiempo, puesto que al final terminarían peor que cómo empezaron. Lentamente, y con una expresión confusa, su mirada fue de nuevo hacia la figura de él. ¿Qué? Le miró, como si se hubiese vuelto loco. ¿Creer lo que Nenné decía de ella?, ¿Estaba hablando en serio?. Entrecerró los ojos, cegada por un enorme odio, si la creía una zorra, ¿Para que demonios perdía su tiempo con ella?. Las palabras dejaron a la rubia anonadada. Definitivamente Jordán poseía una capacidad veloz para arruinar su día.'No me gusta pensar que te has convertido en una zorra...'.El cambio de ánimo en Candy fue tan abrupto que sintió una especie de dolor en el cuerpo.

—¿Desde cuándo te convertiste en el pedazo de carne que todos quieren morder?— Tres años tenía en la universidad y jamás aceptó una invitación a salir de algún chico, no le interesaba, sin embargo él hablaba cómo sl la conociera, idiota.—Piensa bien tu repuesta, no estoy para mierda, Candice. No me gusta lo que he visto por estos tres jodidos años—Basto una bofetada para callar a ese estúpido y vaya que disfrutó golpearle, aún cuando la palma de su mano ardió por el impacto. Negó con la cabeza, ¿Con que descaro exigía una explicación?, patán, subnormal, estúpido y un sin fin de adjetivos que describían perfectamente a Jagger.—Eres igual a tu hermana, si quieres creer lo que ella habla de mi, adelante, no te daré explicaciones de ningún tipo, las personas que me conocen, saben realmente lo que sucede en mi vida y tu no tienes la suerte de pertenecer a mi círculo de amistades, ¿qué es lo que has visto en estos tres años?, nada, por yo si tengo dignidad y respeto por mi misma —Exclamo retrocediendo un paso, necesitaba espacio. Miro hacia los lados, percatándose como algunos universitarios ya se imaginaban lo que ocurría.—¿Me recuerdas cómo una chica alegre y simpática?, ¿Y quién demonios crees que me obligó a cambiar? —Estresada, molesta,  hastiada. Palabras que identificaban y definían a Candy en momentos como ese. —No te daré explicaciones, perdiste ese derecho hace años —Eso último lo remarco, para que el moreno lo entendiera y se dejase de meterse en su vida. Disfrutaba de su vida, de su libertad, y Jordán seguía siendo posesivo. Este era motivo suficiente para salir de allí, dejarle con las palabras en la boca, realmente esa conversación estaba afectándole, aunque en sus facciones y expresiones no se reflejara la vulnerabilidad que sentía.

—Ese hombre de allí, jamás me ha faltado el respeto, no me ha lastimado, y a pesar de negarme a salir con él, si necesito su ayuda siempre estará para mí, en vez de seguirme, de vigilar mis pasos deberías preocuparte por tu hermana, no dudo que ella si se esté revolcando con algún idiota, y no la culpo, es lo único que se merece —La mirada amenazante de él no la intimidó. Una sonrisa se dibujó en el rostro de la rubia amarga y fría, incluso algo burlona.—Es divertido ver que a pesar de los años te sigo importando, me sigues, te entrometes en mi vida, ¿Tanto te pueden mis acciones?, ¿Por qué?, ¿No puedes sacar de tu mente los viejos recuerdos? —Le miro con burla, apreciando esta vez con detalle el rostro del moreno. Prefería parecer una perra burlona antes de mostrarse débil y frágil ante él. Le dolía que justamente él pensara lo peor de ella, más no planeaba desvivirse para demostrar lo contrario. Sentía la necesidad de alargar la mano y deslizar los dedos desde la mejilla masculina hasta ese punto sensible en que hay en el cuello y entonce....estrangularlo por ser un idiota.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 13th Noviembre 2014, 9:05 pm

No vio venir aquella bofetada, Candice golpeó fuertemente su mejilla y él tuvo deseos de hacerla retroceder e intimidarla, pero no lo hizo, con la mejilla caliente y los ojos llameantes de enojo, la observó detenidamente. Las mujeres no lo golpeaban, era algo que para permitir tenía que estar en una relación, nunca lo había estado, no lo permitía.   — Eres igual a tu hermana, si quieres creer lo que ella habla de mí, adelante, no te daré explicaciones de ningún tipo, las personas que me conocen, saben realmente lo que sucede en mi vida y tu no tienes la suerte de pertenecer a mi círculo de amistades, ¿qué es lo que has visto en estos tres años?, nada, por yo si tengo dignidad y respeto por mí misma— y ese era el problema, él ya no la conocía, por tres años la había observado, Candice era completamente diferente a lo que recordaba y no era que pensara que siempre sería una chica dulce, sino que esa era la imagen con la cual la recordaba hasta que terminó con ella y la hizo llorar. Ella siguió hablando y cuando hubo mencionado sobre Nenné estándose acostando con chicos, fueron palabras que prefirió no escuchar, como hermano, habían cosas de una hermana que no se querían saber y aquella información era una de ellas. —¿No te ha faltado el respeto?— preguntó mientras torcía la boca. —Claro, solamente te desnuda con la mirada cada vez que tiene oportunidad— su verde mirada se deslizó por el cuerpo de ella y regresó a su rostro. —Pensaba que eras más lista, Candice— contraatacó.

—¿Los viejos recuerdos? Hablas como si hubiésemos tenido algo intenso con cama de por medio— si ella se quería burlar, él le daría verdaderos motivos. —Eras una mocosa. No sabes nada de recuerdos gratos o recuerdos para no querer olvidar. Sí, recuerdo muchas cosas, pero créeme, no intensos como pretendes que sean. Recuerdo una niña de 14 años saliendo con un chico de 18 y éste poniendo primero a su familia como debe de ser— y siempre se había preguntado que hubiese sucedido sino habría hecho aquello, Candice le gustaba verdaderamente, pero era una mocosa y él no, sabía lo que hacía, meterse con más de simples besos con la rubia no era parte de sus planes, nunca lo fue, por lo menos no hasta que se volvieron a ver y hubo deslizado la mirada por sus ahora curvas. —¿No serás tú quien no puede sacar de esa cabeza el pasado?— la miró y sonrió con ligera burla. Se frotó la mejilla golpeada de segundos atrás, Candice tenía un buen derechazo. —Tipica reacción de quien no le gusta que le digan la verdad en su cara— sabía que estaban llamando la atención mucho más de lo que le hubiese gustado, no tardaría mucho en que hablaran de lo que allí había sucedido. —Sabía que querías tocarme, de una manera u otra, te morías por hacerlo— sonrió. Dio un paso más cerca de ella e inclinó su gran cuerpo contra el de ella.

—Me he pregunta si sabes igual de dulce que antes, es una pregunta que no dejo de hacer siempre que te veo— le susurró cerca del oído. —Despues de todo, eras dulce como una deliciosa manzana— recobró la compostura y volvió a observarla al rostro. —¿Entonces todo es mentira? ¿No andas de zorra como comentan?— quiso saber. Aquellos comentarios habían salido de su hermana, Nenné, no sabía como su hermana podía disfrutar de comentar cosas negativas sobre la única chica con la cual había estado de manera seria, pero para Nenné, Candice era una amenaza, había soportado escucharla llamarla zorra, puta, cualquier palabra denigrante y aún cuando le había ordenado guardar silencio, ella solamente lo acusaba de querer a la rubia más que ella. Candice había sido algo bueno pero no lo suficiente como para escogerla sobre su familia. No podría lidiar con el drama que se desataría, si bien Nenné tenía la lengua peligrosa, Candice no se doblegaba a ella, lo había visto, la rubia sabía defenderse de su hermana y era algo que le gustaba, alguien tenía que poner a Nenne en su lugar y si era Candice, no se tenía que preocupar, no importaba si luego su hermana corría a sus brazos a llorar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Invitado el 14th Noviembre 2014, 10:24 pm

El tema de su relación era algo muy molesto, tan fastidioso que le hizo minimizar la sonrisa de burla que apenas podía notarse en su rostro, convirtiéndose en una mueca que demostraba el desagrado de aquella mención hecha por el moreno. En otra ocasión no le habrían importado esas palabras, pero en ese momento las cosas eran muy distintas, ¿por qué?, él quería joderla, hacerle recordar que fue precisamente él quien dio fin a su relación. Deseó callarlo de un golpe, de verdad lo deseaba, pero las miradas estaban sobre ellos, otro golpe llamaría mucho la atención y no necesitaba a chicas chismosas preguntando sobre sus problemas con Jagger. —Claro, tu familia…—Soltó seria, pero su seriedad disminuyo hasta tal punto en que al final esta se quebró con furia, ¿Realmente debía recordarle los motivos de su ruptura?, nunca entendió a lo que se refería Jordán con elegir a su familia, seguramente todo giraba en torno a Nenné, ella le hubo pedido al moreno que la dejara, era la única explicación y de ser así, la rubia se alegraba, quería un hombre seguro a su lado, uno con decisión, no alguien que se dejara llevar por su familia. Miro seriamente a Jordán por unos segundos, para asegurarse que él se diera cuenta que sus palabras no le hacían gracia.

—¡Cierra la boca! —El grito irritado se le escapó de la garganta antes de que tuviera tiempo de pensar que estaban en un gimnasio lleno de gente por lo que había que guardar las formas. —El pasado es eso y nada más, tú mismo lo dijiste, era prácticamente una niña, no sabía nada sobre relaciones y mucho menos de hombres, fuiste un…¿juego?, sí, eso —Un juego que al terminar la mantuvo llorando por semanas, preguntándose que hizo mal. Desvió su mirada de Jordán, esos ojos verdes le intimidaban si mantenía por mucho tiempo la vista en ellos. De pronto, él estaba tan cerca de su cuerpo que podía sentir en sus fosas nasales su masculino aroma. Pensaba que era muy atrevido por parte de ese idiota acercarse tanto a ella. ¡Qué diablos se creía!. De una cosa no le quedaba duda, Jordán necesitaba una lección sobre la forma correcta de tratar a una chica cómo ella y se la daría, sólo que no ahora. Los dedos del de la rubia rozaron la piel de los brazos masculinos de arriba hacia abajo, sin percatarse que estaba acariciándolo inconscientemente. —Me he preguntado si sabes igual de dulce que antes, es una pregunta que no dejo de hacer siempre que te veo— Inicialmente fue solo un tierno roce de sus dedos contra la masculina piel de aquellos fuertes brazos. Todos sus instintos le decían que debía tratarlo sin la más mínima consideración, pero en lo que se atrevió a tocar la suave piel de sus brazos se dio cuenta de que su cuerpo no era muy indiferente a su cercanía. Un escalofrío recorrió su columna, pues él respiraba en su oído. —Después de todo, eras dulce como una deliciosa manzana—  La inquietud la estaba matando. Desde que salió de la habitación donde practicaban yoga, su mente no dejaba de trabajar. Toda su actividad cerebral se podía resumir en el dilema, un dilema que causaba gran confusión. Pudo respirar con normalidad al no tenerlo ya tan cerca de sus cuerpo, sus manos se alejaron abruptamente de los brazos de Jordán para cerrarse nuevamente contra su pecho, mostrándose ahora muy indiferente.—¿Entonces todo es mentira? ¿No andas de zorra como comentan?—Aquello la irritaba profundamente. Jordán se jactaba de su forma de comportarse, de que los demás la veían como un trozo de carne, pero él llamándola zorra no era diferente a los otros idiotas. —Eso no es tu problema, sabes…es gracioso que creas ser diferente a mi instructor, pero no era diferente a él, te gusta ver a las mujeres como un trozo de carne y peor aún, te atreves a llamarme zorra — Una especie de corriente eléctrica le recorrió el cuerpo, no fue parecido al estremecimiento de minutos atrás, éste fue de odio, desagrado, asemejándose a un latigazo aplicado directamente en la espina dorsal que amenazaba con partirla en dos.

—Si me consideras una zorra, ¿Qué demonios haces perdiendo el tiempo conmigo?, por qué si a esas vamos, también puedo quejarme sobre ti —Candy estaba por perder la poca cordura que le quedaba. Solo quería que él desapareciera y así volver más fácil su vida. —Si yo soy una zorra, tu eres un hombre sin determinación y carácter, que no sabe lucha por lo que quiere, es una pena, la primera vez que te vi pensé que…era todo lo contrario, menos mal será otra la que cargue con tu fastidiosa presencia —Fue lo último que dijo, al menos por unos segundos. Por un rato estuvo en silencio, sin entrecruzar su mirada otra. —Si no fui nada para ti, ¿Qué haces pidiendo una explicación? — Esta vez fue ella quien se inclinó contra él. Jordán no rechazó su cercanía, incluso ella juraba que ese rostro provocador la incitaba a ir más allá. Ella abrió la boca, separando lentamente sus labios. Miles de imágenes del pasado y, de hecho quería recordar, sólo así tendría la fuerza de mantenerlo alejado.—En un año te graduarás y probablemente no vuelva a verte, no sabrás de mi y yo no sabré de ti, ¿Entonces de que te preocupa lo que haga o no con mi vida? —Aunque era agradable no sentir nada por él ahora, esa atracción sin freno que se había apoderado de ella el día que lo vio por primera vez, seguía impresa en su mente. Si antes había estado loca por él, ahora su cordura le impedía sentir algo más allá o eso intentaba. No podía seguir evitando mirarlo, se alejó de su rostro y lo miró directo a los ojos. Sabía que debía decirle algo, pero la rubia se mantuvo muy callada y quieta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Podría parecer acoso ||Candi Applewhite

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.