Últimos temas
» •• Presidentes de las Fraternidades
12th Marzo 2015, 5:06 pm por rascony

» HabíaUnaVez´[Élite]
5th Febrero 2015, 8:40 am por Invitado

» COVEN U.K. Normal {Cambio de dirección}
4th Febrero 2015, 2:23 pm por Invitado

» Under the Palmtrees (élite - cambio de botón)
24th Enero 2015, 7:50 pm por Invitado

» Cerberus Project [ Gay / Slash / Yaoi Amo x Esclavo ]-Normal-Confirmación
18th Enero 2015, 10:41 pm por Invitado

» Time of Shadows { Af. Elite }
18th Enero 2015, 1:16 pm por Invitado

» Cambridge Universidad (Afiliación élite aceptada)
12th Enero 2015, 1:52 pm por Invitado

» Rumour Has It - Confirmación Afiliación Normal Y Cambio de Botón
11th Enero 2015, 6:34 pm por Invitado

» •• Registro de Matricula
11th Enero 2015, 1:35 pm por A. Gabrielle Sorensen

Hermanos
Directorios
Elite [43/45]
Wilson Academy Ever After Kingdom
The New York City MAGNIFIQUE PARÍS Fruit of the poisonous tree
Under the Palmtrees
Créditos
•• Todas los gráficos del skin realizados en este foro pertenecen a #Snowy, los demás a sus respectivos creadores; nadie puede apropiarse de estos gráficos sin consentimiento previo, así como manipularlos.
•• Tanto skin, templates y otros códigos que puedan encontrarse en el foro, son de exclusividad para el mismo, cualquier similitud será tomada como plagio y denunciada como tal.
•• Los emoticones fueron creados por COOKIEMAGIK y ABFC de deviantart.
•• Agradecemos a Deviantart y SavageThemes por los recursos ofrecidos.
•• La historia e información que aparece en el foro fue creada por la administración, por lo tanto no se puede tomar sin permiso previo de la misma.



Remember those days before || Thea Ainsworth.

Ir abajo

Remember those days before || Thea Ainsworth.

Mensaje por Allioth C. Bianchessi el 10th Noviembre 2014, 2:47 am


La oscura mirada veía distraída como los turistas se tomaban diferentes fotos en la mitad del carrito incrustado en la pared que había entre las plataformas nueve y diez de la enorme estación de King Cross, como buena lectora que era, desde pequeña adoraba la saga de Harry Potter y cuando llegó al país no había dudado en ir a todos los lugares importantes donde una fan debía estar, uno de ellos ese mismo lugar que ahora miraba y había hecho lo mismo. Ahora al usar con frecuencia el lugar estudiando allí, solía quedarse viendo a los emocionados turistas hacer lo mismo que ella años atrás hizo, compartiendo sin que ellos supieran la emoción de su propio recuerdo.

Miro distraída su celular viendo la hora, Thea se retrasaba por diez minutos, parecía ser costumbre últimamente de la castaña el hacerlo según decía Eggy, a ella no le importaba esperar no tenía más que hacer, simplemente cuando se aburriera demasiado se iría sola sin su prima. Ambas habían quedado en que irían a una obra de teatro que estaban pasando y querían ver, les gustaba hacer esas pequeñas salidas solas las dos, aunque a veces invitaban a otros, para reencontrarse y reforzar su amistad. Thea estaba en proceso de reencuentro con todos los Kiersten y a la morena no le molestaba para nada, además la chica había pensado algo que a ella le gustaba y no se quejaría.

Escucho la risa de unos niños y los vio posar de nuevo en el carrito, con su celular les tomo una silenciosa foto sonriendo al verlos, luego pasaría la foto a su pc y la subiría a su blog, solía tomar fotos de cosas interesantes o que le llamaban la atención y subirlas a un pequeño blog de fotografía que había abierto hacía un par de años cuando entró al club de esa afición que tenía la universidad, la chica creía que si no le gustara tanto la música, se hubiera dedicado a ser fotografa.


Última edición por Allioth C. Bianchessi el 13th Noviembre 2014, 12:05 am, editado 1 vez


“Estoy enamorada de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorada de ti y sé que el amor es solo un grito en el vacío, que es inevitable el olvido, que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo. Y sé que el Sol engullirá la única Tierra que vamos a tener, y estoy enamorada de ti.”
avatar
Allioth C. Bianchessi
Pollux » Council
Pollux » Council

Mensajes : 60
Monedas : 623
Fecha de inscripción : 28/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember those days before || Thea Ainsworth.

Mensaje por Thea D. Ainsworth el 12th Noviembre 2014, 12:39 am




Entonces, ¿Desde cuándo presentaba dificultades para estudiar? ¿Desde cuándo no buscaba escribir su propia perspectiva del tema, antes de quedarse con lo que se encontraba plasmado en las páginas del libro? Sacudió su cabeza suavemente, para posteriormente tomar su endulzado mocaccino y degustar de una de sus galletas mientras trazaba camino hacia el sillón, volviendo a ocupar el asiento donde había permanecido cinco horas. Tal vez fuera a causa del insomnio que la atacaba en las madrugadas, o quizá que considerara otros problemas más importantes que ese -como el recuperar el trato con su familia; mas de si de algo estaba segura, es que sus energías se estaban yendo en vano, y no le agradaba perder el tiempo de esa forma. "El tiempo es oro" había dicho un escritor inglés en una de sus obras, sin embargo, aquel no era su lema. Para cada momento se requería su debido tiempo, las cosas que se hacían en base a la urgencia, siempre terminaban mal—. De acuerdo, Thea. Una última vez —susurró para ella misma, acomodando sus hebras castañas a un costado de su cuello, volviendo a sumergirse en la lectura del Mio Cid. Le agradaban todas las ramas de la literatura: española, francesa, griega, alemana, italiana, e incluso algunos autores lationamericanos eran sus favoritos, como Galeano o Esquivel, consideraba su prosa fascinante y siempre terminaba con una sonrisa satisfecha en sus labios al cerrar su tomo.

Y con el transcurrir de los minutos, la castaña hubiera podido seguir inmersa en ese mundo, donde solo ella parecía tener la llave de acceso. Sin embargo, su celular comenzó a vibrar, alcanzándolo con su mano, sin desviar sus pupilas del libro frente a ella. Odiaba ser interrumpida, mucho más cuando por fin conseguía la tan solicitada concentración. Contempló la pantalla, leyendo el único texto que se podía visualizar: "Espero que tu y tu prima disfruten el concierto, ya no me agradezcas más. Te cuidas, nena". Thea sonrió con dulzura, extrañando a su querida amiga y deseando tenerla con ella para hacer más llevadero todo. Aunque fingiera que ya se había acostumbrado, no lo hacía en absoluto. Tanto la universidad como sus alrededores se sentían ajenos, lo único que producía su usual calidez era la presencia de sus seres queridos, de sus hermanos. Mas debía resistir, rendirse no era una opción y ella realmente estaba enamorada de la carrera que se encontraba cursando. Dejando escapar un suspiro, le respondió a su amiga, deteniéndose en seco antes de que tuviera oportunidad de enviar el mensaje. El concierto. Su prima. Estación de Londres. ¿Cómo demonios pudo haberlo olvidado? Allioth la mataría, la asesinaría lentamente; después de todo, fue la mayor quién había insistido en pasar ese día juntas, disfrutando de un pasatiempo que ambas tenían en común.

Al instante se olvidó de su presunto estudio, enfundándose rápidamente en un vestido floreado, tomando su bolso -las respectivas entradas- y saliendo de su acomodado dormitorio estudiantil, ubicado dentro del edificio de su fraternidad, aquella que la había recibido y la cual no había querido abandonar en ningún momento. Tuvo que contener sus palabras al cruzarse con uno de sus compañeros consejeros, ya que este le pedía un informe que ella había entregado hace ya días. Por lo que, despidiéndose con cortesía y silenciando que tenía prisa, Thea consiguió llegar a la acera del edificio, donde pidió un Taxi, pasando rápidamente la dirección. Mientras el chófer se ponía en marcha, consultó su celular, no encontrando ninguna llamada o mensaje proveniente de su prima, se preguntó si estaría bien, y deseó que así fuera. Teniendo de fondo la anécdota que el conductor le estaba contando, intentó comunicarse con su familiar italiana, no experimentando éxito alguno.

Finalmente, Thea se encontró a sí misma caminando por la conocida estación británica, deslizando su mirada por cada rincón del lugar, en busca de lo que ella recordaba como una larga cabellera castaña, con leves reflejos rojizos en ella. Fue una cantarinas e inocentes risas quienes la guiaron hasta la joven, no pudiendo evitar el contemplar ella misma el cartel que tantas emociones habían causado en los jovenes Kiersten. Todos sus miembros habían leído, disfrutado y crecido con las desventuras de un niño hechicero, quien superando y aprendiendo de esos obstáculos, pudo conseguir su final feliz. Esos tomos le habían enseñado muchos valores, y sobre todo, era el culpable de que Thea siguiera creyendo en la magia. Pero claro, la magia que se podía ver en la actualidad era muy diferente al mundo que la autora había presentado en sus libros. Meneó suavemente su cabeza, no pudiendo creer lo que cruzaba por su mente—. Sabía que este era el lugar perfecto para encontrarnos —decidió anunciarse, empleando un peculiar tono de voz: la usual calidez, la misma dulzura que siempre parecía perseguirla. No obstante, esta vez se pudo denotar una nostalgia destellando en sus oscuras orbes, mezclado con el inicial alivio que sintió al ver a su prima todavía allí. No se había marchado, lo que ocasionó que intensificara su gesto sonriente. Sin duda, con esas palabras había interrumpido su ensimismamiento con la enternecedora escena que los turistas protagonizaban, sacándose múltiples fotos con el cartel y demás elementos que se dejaban observar—. Siento llegar tan tarde —irónico que ella fuera la mayor de las dos, mas últimamente Thea se pasaba cometiendo errores, uno tras otro los cuales buscaba siempre enmendar. Quería desaparecer la distancia y abrazarla, como lo hacían cada vez que se debían despedir al terminar las fiestas. Mas algo se adelantó, una voz acústica hablando por los parlantes anunció que los pasajeros estaban por partir—. Pero al parecer arribé justo a tiempo, ya que ese es nuestro tren, ¿vamos? Prometo que valdrá la pena. Y si no llega a ser así, supongo que podrás apropiarte de mis golosinas durante una semana —ladeó su cabeza, ajustando el bolso sobre su hombro y esperando a su prima, para así poder abordar el ferrocarril que aguardaba sobre el andén. 


avatar
Thea D. Ainsworth
Mirfak » Council
Mirfak » Council

Mensajes : 26
Monedas : 297
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Localización : Sir Thomas Malory University; Mirfak.

Ver perfil de usuario http://miracleofmelody.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember those days before || Thea Ainsworth.

Mensaje por Allioth C. Bianchessi el 13th Noviembre 2014, 1:08 am


Luego de tomar unas cuantas fotos pasa su mirada de nuevo por la estación, revisa la hora y piensa en pasarle un mensaje a su prima, pero decide esperarse unos minutos más, de igual manera al parecer no tiene señal, si se iba el tren simplemente se iba a ir y nadie podía reclamarle por largarse del lugar sin esperar más. Se levanta y en uno de los kioscos cercanos se compra un agua y un par de galletas de chocolate, le paga sonriente al vendedor y vuelve a donde esperaba anteriormente, comienza a comer su pequeño snack y vuelve a revisar su celular para luego guardarlo definitivamente, se terminaría las galletas con calma y luego se iría.

En eso escucha la conocida voz de su prima y suspira internamente aliviada, ella quería ir a esa obra desde hace mucho tiempo - Ciao doppia - Le saluda luego de tragar el pedazo de galleta que comía en esos momentos – Tranquila, Egmont me comento que últimamente no sabes lo que es un reloj, ¿se te perdieron todos en el viaje? – Ella nunca la había juzgado por irse de viaje, creía que tal vez hubiera hecho lo mismo de estar en su lugar, aunque por otro lado, le hubiera pedido ayuda a sus hermanos, o los hubiera invitado a escaparse juntos, pero cada quien actuaba a su manera en las mismas situaciones y ella no sabía realmente como hubiera reaccionado de vivir la vida de Thea, así que ahora simplemente aceptaba a su prima nuevamente y esperaba recuperar el tiempo perdido, molestándola por boberías por supuesto.

Escucha el pitido del tren y se levanta rápidamente para agarrar su bolso y sus alimentos y pararse al lado de la chica – Compre los boletos mientras te esperaba – Comenta sacándolos del bolso con algo de dificultad al tener las manos ocupadas, pero lográndolos sacar sin dañarlos rápidamente, le pasa el suyo a la castaña mayor y se encamina al tren – Espero que no se te hayan olvidado las entradas de la obra, ¿Qué tal te está tratando Londres? – Comienza a interrogarla llegando frente al boletero y entregándole su boleto para luego subirse, siendo seguida de Thea que la había imitado. Un par de minutos más tardes se encontraba instaladas en uno de los compartimientos, viendo la vista que les mostraba la ventana pues el tren acababa de arrancar.


“Estoy enamorada de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorada de ti y sé que el amor es solo un grito en el vacío, que es inevitable el olvido, que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo. Y sé que el Sol engullirá la única Tierra que vamos a tener, y estoy enamorada de ti.”
avatar
Allioth C. Bianchessi
Pollux » Council
Pollux » Council

Mensajes : 60
Monedas : 623
Fecha de inscripción : 28/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember those days before || Thea Ainsworth.

Mensaje por Thea D. Ainsworth el 11th Diciembre 2014, 12:22 am




«Por lo menos no parece estar enfada», pensó para sus adentros la castaña, sin dejar que aquella sonrisa se desvaneciera de sus labios. Nunca se hubiera perdonado el no llegar a tiempo y perjudicar a su querida prima, mucho menos cuando tal celebre obra resultaba ser tan importante para la menor—. En realidad, de cada ciudad que visité compré un reloj, único en su especie, guardando su zona horaria como un recuerdo en cada uno de ellos. Suena tonto, pero en ese momento me pareció lindo  —se sinceró, no sin que una nueva risa se apoderara de ella.  Realmente nunca caminó a la par del tiempo, era impuntual desde que tenía uso de razón excepto cuando una obligación requería su total atención, aterrizando incluso una hora antes de la hora acordada. Este preocupante defecto en Thea, por supuesto que generaba impaciencia y un gran descontento en quienes la llegaban a conocer, pero nadie alcanzaba el nivel de furia de su progenitor—. Dime la verdad, ¿hace mucho me estabas esperando? —se encaminó hacia donde el ferrocarril aguardaba, ajustando su bolso y mirando a su prima, esperando su respuesta. Esa joven desde siempre le había tenido mucha paciencia, poseían muchos pasatiempos en común y no eran nada sencillas en cuanto a gustos de helados.  Tomó el boleto entre sus manos, agitándolo, ansiosa por subir al tren que si bien las transportaría lejos de Londres, se sentía segura con Allioth a su lado.

—Tal vez no debería haber hecho muchas cosas, y ciertamente no me arrepiento en absoluto de mis decisiones, pero deberías tenerme un poquito más de fé, doppia mía. Aquí dentro están las entradas, sanas y a salvo —informó mientras le entregaba su ticket al hombre, recibiéndolo de vuelta, asintiendo a sus indicaciones de siempre: la empresa no se responsabilizaría con las pérdida u hurto de elementos personales. Escuchó su pregunta, la cual evadió por varios minutos hasta que estuvieran ambas en sus correspondientes asientos, pidiendo Thea el lado de la ventana—. Londres... ¿no te enojas si te digo que lo siento como una cárcel? De acuerdo, no se asemeja en nada al infierno que vivía en Alemania, ya conoces a mi padre —dijo como toda explicación, sin ninguna expresión en su bronceado rostro—. La Universidad es preciosa, y de mis compañeros nada tengo para decir, son un amor. Pero... simplemente no siento que sea mi lugar, Allie. Tan simple y sencillo como eso —con otra persona, seguramente buscaría cambiar el tema de conversación al instante que se insinuó, que lo vio aproximarse. Pero era su querida prima la cual estaba a su lado y pedía una sincera respuesta, preocupándose por su estadía. Aún así, siempre que mencionaba a su progenitor, a aquel que ayudó en el proceso de darle la vida, Thea se sentía como si las fuerzas la abandonaran. No había recibido ni una sola llamada desde que su billete de viaje con destino a Canadá, fue cambiado para que aterrizara en tierra inglesa, donde se encontró con sus primas quienes la recibieron con una gran sonrisa en sus blanquecinos rostros, ignorantes de lo que realmente sucedía. Tardó en días en contarle la verdad, lo que su padre le había impuesto aun y cuando ella se hubo negado. Tanto Liv como Allioth le mostraron su apoyo, asegurándole a la mayor que podría contar con ellas siempre, cuando lo necesitara allí estarían. Y es hasta el día de hoy, en esa tarde donde Thea parpadeó repetidas veces para alejar tales pensamientos, que no han quebrado su promesa—. Pero, ¡bueno, señorita! Suficiente de hablar de mí —desvió su avellana mirada del vitral, volviendo a sonreír en dirección a su pariente, ahora curiosa por saber qué ha sido de su vida—. Supongo que esa tierna niña que nos deleitaba con su dulce voz en las fiestas ha crecido y ya es una estrella en los corazones de muchos, así que, dime ya mismo cuando es tu próximo concierto, tengo que estar en primera fila allí  —era un secreto a voces que la heredera de los Bianchessi nació siendo un prodigio en la música, teniendo facilidad para todo tipo de instrumentos y dueña de una melodía que lograba encantar hasta el más amargo de los seres. Toda la familia podría sentarse horas a escucharla cantar, sin cansarse; en cambio, pidiéndole a Allioth que se detenga para cuidar su garganta. Pero la misma solía repetir que le servía para practicar. Era una joven de muchos sueños, nada le regalaban, ni siquiera el amor de sus padres tenía, pero si por algún aspecto solía brillar su querida prima, era su luz, su consistencia y su inteligencia, aquella que la acompañaba en cada obstáculo que debía superar, y a nunca rendirse. Por eso y más, si Thea tuviera un deseo que se pudiera hacer realidad esas navidades, sin duda estaría dedicado a su familia. No anhelaba más que verlos triunfar siendo únicamente ellos mismos.


avatar
Thea D. Ainsworth
Mirfak » Council
Mirfak » Council

Mensajes : 26
Monedas : 297
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Localización : Sir Thomas Malory University; Mirfak.

Ver perfil de usuario http://miracleofmelody.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember those days before || Thea Ainsworth.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.